domingo, 24 de junio de 2018

NOCHE DE SAN JUAN





Candelas que se prenden
en la noche extraña
como sortilegio apostata
de inconfesables pasiones,
de secretos.

Llamas que consumen los deseos
como alimento que sacia
una necesidad, una pasión oculta,
hasta volverse brasas,
extinguirse, y morir hecha cenizas
como un mar en calma.

Candelas de San Juan,
que ardieron en otro tiempo
prendiendo la mirada de un niño
curioso y asustado,
con las mejillas rojas,
por el calor del fuego.

Pequeño que miraba, ensimismado,
la danza sin igual
de aquel bonito juego,
callado, sin hablar,
sin comprender aquello,
dejándose llevar.

Ni somos lo que fuimos
ni lo seremos  jamás,
pero nadie podrá quitarnos nunca lo vivido.

Lo vivido, vivido está, como lo escrito,
y acude hoy a mi memoria hecho recuerdos
que emergen al contemplar las llamas
de la candela mágica
que arde junto al mar.

Ignacio Bermejo

jueves, 14 de junio de 2018

PURO DOLOR




No hay palabras, no las conozco,
para expresar con voz el sentimiento de dolor
que sufro  hoy.

Dolor por la alevosía no inesperada,
de la irreparable pérdida,
que deja sin sentido la utopía
que algunos intuimos, soñamos  y vivimos
y otros jamás vieron, ni comprendieron nunca.

Lloro, llorando estoy como un chiquillo,
y lloro sin parar, porque llorar es lo que puedo hacer,
la única manera de expresar este pesar tan hondo
este pesar tan negro

cargado de pena y carente de odios.




viernes, 1 de junio de 2018

Homenaje a Juan Ramón Jiménez. (Centenario de su muerte)



Con motivo de la visita que hice a su casa.

Atravesando la luz blanca de verano
llegué sediento hasta tu casa,
hasta la puerta misma, por tus campos, 
y allí noté, sobre mis hombros, el peso de tu nostalgia.

Dentro, en el patio, sentí el suspirar profundo
de los fantasmas tristes, que seguían buscando, un no se qué.
Allí estaban presentes, en el frescor dormido de las losas
del suelo antiguo que sin querer pisaste y que habitaste. 

Tu sombrero oscuro y tu chaqueta gris, desvencijada,
cubriendo la tímida camisa blanca, esencia de tu alma,
colgando sobre un perchero viejo de madera,

que en un rincón, ausente, ajeno a todo, conservaba
la elegancia excelsa de aquel tiempo, ya olvidada. 

Y tu tristeza, toda, derramada, como vaso de agua sin fortuna,
entre los ordenados tochos de papeles yertos, tus poemas,
rosario de versos que formaban el lánguido bullir de tus recuerdos, 
por todos los rincones, por todos los espacios y los huecos.


Sentimientos atrapados en la expresión perfecta
de las palabras tuyas. Herramienta, arma y fortuna.

Allí seguías estando bien presente,
Allí pude sentirte y pude verte.

Ignacio Bermejo

martes, 22 de mayo de 2018

HASTA EL CIELO FUI BUSCANDO.



Tras el fin,
cuando todo se acabó,
la cuerda del laúd
vibró como una garganta,
y en la puerta grande, que se abrió,
rechinó, cansina, la bisagra.

Acógeme Señor, que yo,
nunca fui cigarra,
que yo,
titiritando de frío
hasta aquí vine buscando
al gitanillo que canta,
al niño que con su voz
me ha desgarrado el alma.

Aire, aire,
palmas, palmas,
jilguerillo puesto al sol
por su mare en la ventana.

martes, 13 de febrero de 2018

30 ANIVERSARIO DEL SAN FERNANDO INFORMACION




Me van a permitir que regrese a este entrañable periódico donde tantas y tantas, tan distintas y dispares opiniones se han vertido a lo largo de estos primeros 30 años de la existencia como San Fernando Información, porque quiero, como no puede ser de otra forma, unirme a la celebración, y además, hacerlo gozosamente.
Y digo regresar, porque lo cierto es que fui articulista, Kiko Cuadrado me trajo, en aquellos tiempos en los que el romanticismo aún luchaba por mantener viva la forma tradicional de llevar la información a los ciudadanos, en formato papel, maneras que con la imposición de las nuevas tecnologías ya ha quedado en desuso,  porque casi todo el mundo emplea hoy los medios digitales. 
“Todo cambia y todo queda, pero lo nuestro es pasar…” y nada más cierto que ese verso del célebre poema de Machado, porque desde entonces, aprovechando el momento para echar la vista atrás, han cambiado muchas cosas, no sólo la forma de transportar la información, sino la propia información, la información como concepto, que obviamente ha evolucionado hasta convertirse en un bien de consumo diseñado a capricho de quien lo encarga. Esto es duro decir, pero es que ese es el defecto que tiene la verdad, que es dura como una piedra, y lo cierto es que los medios se han de adaptar a los tiempos y se han de poner ese disfraz, a veces mal llamado línea editorial, para hacer fieles a sus clientes y poder subsistir en un mar de competidores voraces, que te comen a la menor oportunidad, algo que no solo ocurre en el periodismo, en casi todo, pero en el periodismo también.
Solemos decir hoy que disponemos de mucha información, pero no es cierto. Atesoramos datos, solo datos,  y estos no son en sí mismos información y ni siquiera esta, la información, llega a ser conocimiento, porque somos incapaces de discernirla, filtrarla, ordenarla, etc.  Hoy es necesario abrirse a diferentes fuentes de información, y procesarla con el buen ojo del juicio crítico, para llegar al menos a tener una idea cercana de lo que ocurre. Es una lucha en la que algunos se pierden, volviéndose víctimas de la manipulación más burda y cruel.  Pero también es cierto que esta nueva información es generadora de nuevas ideas, de nuevas maneras de hacer las cosas y avanzar.  Hoy es más necesario que nunca que, aquellos que realmente quieran triunfar, y no sólo me refiero al ámbito empresarial o político, sino a la vida misma, tengan una gran sed de información, porque sin esta, obviamente erraran el rumbo. La información no es sólo un producto, sino que es una herramienta de poder indiscutible, que utiliza el individuo en su lucha diaria de superación, y además, debe disponer de la habilidad de asimilar esa información nueva, sabiendo que existen diferentes puntos de vistas, sin los cuales, sería imposible evaluar su veracidad.  La información, en la sociedad moderna, es claramente un instrumento muy potente de gestión, hasta el punto que si puedes controlar la información, puede controlar a la gente, y esto genera no pocas guerras, la mayoría por debajo del felpudo, de las que no sabemos nada, ni intuimos siquiera, pero que existen como la noche el día. Una lucha constante, incansable, como la propia del universo en busca de su equilibrio.
Creo que este es el panorama actual, por donde navega mi viejo amigo San Fernando Información,  un barquito en el que, como ya dije antes, tuve el gratísimo placer de embarcarme por un tiempo, y hacerlo con mucho gusto, acompañado de otros que con el tiempo llegamos a forjar preciosas amistades. Permítanme que recuerde el elegante susurro de las letras de Adelaida Bordés,  o la contundencia, la capacidad y la solvencia de mi amigo José Antonio Rincón, o la siempre inteligente e irónica pluma de Paco Frías, la maestría incontestable de Paco Carrillo, y la versada, centrada lucidez de Kiko,  compañeros de travesía a los que sigo admirando y apreciando.
Feliz aniversario, mi querido amigo SAN FERNANDO INFORMACION, te deseo de todo corazón buenos vientos, capaces de inflar tus velas e impulsarlas con fuerza, para que navegues por ese mar inseguro de tormentas y grandes holas, siempre con rumbo cierto y firme, como hasta ahora, para que te arrimen a buenos puertos. FELIZ CUMPLEAÑOS y gracias por aquel tiempo en el que me permitiste asomarme a tus ventanas y hacerlo con la más absoluta libertad. Gracias por eso y por todo.

(Ignacio Bermejo Martínez)

viernes, 8 de diciembre de 2017

Cuento Navideño 2017

…Mamá estaba muy contenta porque nos volvíamos a reunir para cenar todos juntos, como cada Nochebuena. Desbordaba alegría por sus ojos negros, vivarachos y brillantes, sonriendo mientras preparaba los dulces navideños, contagiando toda la casa de aquel aroma tan entrañable. Tarareaba aquella vieja cancioncilla que terminó grabándoseme en el alma: “La Tarara, sí; la Tarara, no;  la Tarara, niña, que la he visto yo”…
Y yo asistía a aquella escena de manera desapercibida, desde una esquina de la habitación, como si fuese invisible,  completamente en silencio, sin hacer ruido, sabiendo que estaba asistiendo a algo realmente importante en mi vida, y es que ya por aquel entonces, a pesar de mi ingenuidad y de mi juventud, sabía muy a ciencia cierta que el tiempo pasa y que sólo perduran los recuerdos. “La Nochebuena se viene, la Nochebuena se va, y nosotros nos iremos y no volveremos más”
¡Cuánta razón tenía aquel viejo villancico! Ella ya no está, se fue para no volver y nadie canta en su lugar, en mis Nochebuenas,  por eso su voz renace en mi interior cada año, cuando el aroma de los dulces, regresan para revivir todos aquellos sentimientos: “Luce mi Tarara; su cola de seda; sobre las retamas; y la hierbabuena. LA TARARA SI, LA TARARA NO, LA TARARA MADRE DE MI CORAZÓN” Palpitaciones de un tiempo y de una tierra que hacen patente el milagro de la inmortalidad, porque todo es posible en Navidad, hasta lo eterno. 

"TE QUIERO MADRE, Y TE ECHO DE MENOS"


En este año Lorquiano del 25 Aniversario de la muerte de Camarón de la Isla

FELIZ NAVIDAD

Ignacio Bermejo

sábado, 18 de noviembre de 2017

LA INCOHERENCIA DE LOS HECHOS RETORCIDOS. A la Hermandad del Nazareno.



LA INCOHERENCIA DE LOS HECHOS RETORCIDOS.
A la Hermandad del Nazareno.

Que la verdad sea poliédrica no significa que todo pueda llegar a ser cierto. Hay cosas que, las mires por donde las mires, no pueden ser verdad nunca, porque son, simple y sencillamente MENTIRAS.  Mentiras que nacen del rincón más oscuros del alma del ser humano que las engendra, bien por odio, por envidia, o lo peor y más ruin de todo, por un interés oculto y vergonzoso que motiva esa conducta.
Lamentablemente hoy, con mayor asiduidad que nunca, vemos en los medios de comunicación y propagados por las redes sociales, agresiones incomprensibles e injustas, mediante las cuales se ataca de una manera deshumana, por ejemplo, a la víctima de una violación, tratando de convertirla en parte del problema, y eximiendo a la vez al violador de parte de su asquerosa responsabilidad y reprochable conducta. ¿Cómo si no, alguien puede llegar a ser capaz de cuestionar que la violada, tras sufrir la agresión sexual, pueda tratar de llevar una vida normal? Es como si dieran por hecho que no tiene derecho a ello. Esto ocurre, lo oía ayer en la radio, y lamentablemente es fruto del dichoso resquicio de pensamiento machista que coexiste en la mentalidad de casi todos nosotros.
Hace unos días, leía perplejo que a la Hermandad del Nazareno, le habían robado una cantidad importante de dinero. Su Hermano Mayor, ante lo ocurrido, se pone en contacto con todos los hermanos, enviándoles una carta en la que explicaba los hechos, en la medida que el secreto sumarial y el procedimiento le permite. El hecho delictivo está claro: el Robo, y la victima también: la Hermandad del Nazareno, su Junta de Gobierno y por ende todos los hermanos. A esto que es así, algunos desalmados tratan de darle la vuelta de una manera incomprensible, como queriendo culpar de lo ocurrido precisamente a las víctimas, especialmente a la Junta de Gobierno con su Hermano Mayor a la cabeza, repitiéndose la misma conducta incomprensible, injusta, anodina y desdeñable que en el caso de la mujer violada, como si ellos fueran los culpables y hubieran tenido algo que ver en el detestable hecho de que alguien, aprovechándose de la confianza, decidiera, motu proprio, apropiarse  indebidamente de esa cantidad de dinero que, obviamente, no era suya.
Hay voces que reclaman responsabilidades, hay voces que, aprovechan lo ocurrido para cuestionar de manera oportunista la gestión que esta Junta de Gobierno, con Miguel Ángel Cruceira a la cabeza,  voces que se aprovecha vilmente de lo ocurrido, para descalificar y agredir, y digo bien, porque no deja de ser una agresión lo que están haciendo.  ¿Se han olvidado ya todo lo que estas personas de manera generosa y completamente altruista han hecho por esa Hermandad y sus hermanos? Han conseguido hitos tan importantes  como dar nuevamente sentido a esa palabra, HERMANDAD, recuperando para su nómina de hermanos a un montón de personas olvidadas y marginadas, que otros antes habían dejado tiradas en un rincón, en el rincón  hosco y sombrío del ostracismo, de la gente que por su edad ya no pueden portar a sus Titulares sobre sus hombros en la mágica Madrugá, cada Viernes Santos. Se han olvidado que la HERMANDAD, con estos hombres ha retomado una senda, antes impensable, de formación y de respeto por la dignidad, de solidaridad. Estos hombres han llevado a la HERMANDAD a un equilibrio económico financiero digno de alabanza, que hacen posible que sustente proyectos tan importantes como el ECONOMATO SOCIAL, algo de lo que todos los cofrades se empiezan a sentir orgullosos, sin tener siquiera que pertenecer de una manera directa a esta HERMANDAD. No es justo que tachen de malo o incompetentes a estos hombres y mujeres que están haciendo posible este milagro, hombres y mujeres que han diseñado un Doscientos Cincuenta Aniversario a la altura que la ocasión merece, con actos tan relevantes, que ya no sólo enorgullecen a todos los cofrades de la Isla, sino a toda la ciudad, y es que decir Nazareno, es decir San Fernando y viceversa.
No, no me voy a callar, y no lo voy a hacer porque sería una canallada por mi parte hacerlo. Miguel Ángel Cruceira y su Junta de Gobierno, no son los responsables del robo que ha sufrido la Hermandad. Ellos no son los culpables, son las víctimas, como todos los hermanos y la Hermandad misma. El responsable de los hechos es quien se ha llevado el dinero, y la justicia dirá quien ha sido, como ha sido y de qué manera pagará por ello.
Por mi parte, mostrar todo mi apoyo a quienes por esta conducta están sufriendo vejaciones, a esos que sin ser los responsables, se les pide explicaciones, a estos que sin ser los delincuentes, se encuentran con el problema de tener que sobreponer a la Hermandad de este palo tan inmerecido como injusto.
Ni a ellos, los robados, ni a la mujer violada, se pueden culpar de nada. NO PERMITAMOS QUE MENTES RETORCIDAS NOS HAGAN VER LO CONTRARIO.


Ignacio Bermejo Martínez.