domingo, 28 de diciembre de 2008

El último ataque israelita en Gaza.

Si hay algo que verdaderamente me impresione y me sobrecoja por encima de todas las cosas, es ver el llanto de un niño impotente que sienta miedo, soledad o hambre. Y es así, porque la inocencia siempre tiene rostro de niño y, por tanto, considero radicalmente injusto el sufrimiento o el sacrificio de cualquiera de ellos.
Es imposible que pueda contener el llanto ante las terribles imágenes de dolor que ha producido el ataque israelí contra los palestinos. No soy quien para juzgar si ese conflicto político militar está justificado o no, pero sí quiero decir que cuando alguien muere asesinado, aunque sea en una guerra, cualquier razón pierde su valor y todo se vuelve un sin sentido.
Nadie debe matar por ningún motivo pero menos, si cabe, los israelitas por un conflicto territorial, dada la historia de ese pueblo. Y cuando digo pueblo no me estoy refiriendo a la moderna nación de Israel, sino a la tradición milenaria de unos hombres que deberían haber aprendido que la tierra no es lo más importante, sino el hombre en sí mismo.
Sin el hombre, las naciones no pueden existir. Es el hombre, por tanto, el motivo que justifica la existencia de las naciones. Condeno por tanto a viva voz cualquier muerte originada por la violencia, cualquier asesinato, cualquier sacrificio humano, pues el hombre es el centro de todas las ideologías, de cualquier patria o nación.
No tengo fuerzas para leer los periódicos, ni siquiera puedo mirar las fotos que describen tanto dolor. Quizás sea por mi propia cobardía, pero soy incapaz de seguir mirando la desesperación y el odio que produce un ataque tan bestial como el que han hecho esos aviones y helicópteros israelitas en una lucha desigual que bien me recuerda a la David contra Goliat.
¿Por qué tienen que morir niños inocentes que no entienden de conflictos internacionales? ¿Por qué tienen que sufrir padres que, a buen seguro, su principal interés es el bienestar y la educación de sus hijos? ¿Por qué tienen que seguir ocurriendo estas cosas en el mundo?
Yo quiero abogar por la palabra como única arma, por el diálogo como una forma posible de enfrentamiento, quiero pregonar la capacidad de empatizar que debemos tener los seres humanos con nuestros semejantes.
El respeto a la vida es fundamental para la construcción de cualquier nación o de cualquier idea. Aquellos que no respetan la vida no tienen derecho a conseguir nada de lo que persiguen.
La franja de Gaza es un lugar sembrado de dolor, de terror, de odio. Yo poco puedo hacer al respecto, pues repito que ni siquiera tengo la capacidad intelectual necesaria para llegar a entender en profundidad los verdaderos motivos de tan lamentable conflicto, pero tampoco quiero quedarme callado, parado, como si en el mundo no pasara nada. Quero elevar mi voz reprobando la masacre que han hecho los israelitas y pidiendo de la forma más rotunda que al mundo vengan de una vez por todas la paz y la justicia. Quiero que se respeten escrupulosamente los derechos humanos, y sobre todo, el derecho a la vida de los niños, que por su inocencia, deberían de estar más que garantizados. El mundo no va a ninguna parte con la muerte de personas inocentes, eso no lleva a nada. La destrucción y la violencia sólo engendra destrucción y violencia. Que la paz sea una realidad y se fundamente de una vez por todas en la importancia de las palabras, del entendimiento, de la comprensión, de la tolerancia, de la convivencia y del respeto escrupuloso, sin excepción, que se ha de tener a la vida humana.

16 comentarios:

Cecy dijo...

No se porque mi querido, siempre es en la cara de los niños que se ve las peores atrocidades de este mundo manejado por muy pocos descorazonados sin alma.

Por mas que quiera, nunca lo voy a entender, porque entender seria darle la batalla ganada a ellos.

Besos

Caperucita dijo...

No hay palabras para tanto odio y sin sentido.
Duele el corazón y el alma ver lo que somos capaces de hacer algunos seres humanos.
En mi cabeza no cabe tanto desprecio y maldad.
!!Vasta ya!!.... de tantos crimenes contra la humanidad.

Olga S.Isidro dijo...

Con todo mi corazón, deseo que todos tus sueños se cumplan, y que las estrellas del cielo alumbren tu camino en este nuevo año que va a comenzar.
Todo mi amor para ti…

Auxi dijo...

Me uno a tu protesta, contra todo tipo de violencia. El conflicto en la franja de Gaza es de difícil solución, se intenta por activa y por pasiva la paz en el territorio, pero mientras el ejercito israeli no respete las treguas, poco se podrá hacer por esa paz, mientras sigan preocupándose por la propiedad del territorio, poco se podrá avanzar en el entendimiento y el dialogo.

Dices entender poco sobre el origen de este conflicto, poco podemos llegar a entenderlo, lo que si entendemos es que debemos alzar nuestra voz por la paz, y para eso la unidad del pueblo es la mejor de las armas. Como dijo Saramago hay dos grandes super potencias en este mundo, una es Estados Unidos, la otra la opinión pública. Así que no dejemos de expresar nuestra repulsa contra estas actuaciones, sobre cualquier violencia, y gritar por la PAZ.

Un saludo enorme, y mi más enérgica grito por la liberación del pueblo palestino.

Steki dijo...

Parece mentira que en momentos en que todos nos estamos deseando paz sucedan estas aberraciones. Realmente inconcebible.
Unamos nuestras voces por la paz en el mundo. Será que alguna vez se terminará con estos crímenes?
Y yo pasaba a desearte paz y armonía para este nuevo año que comienza. Qué ironía, no?
BACI, STEKI.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Triste, muy triste querido amigo, este conflicto tiene demasiados intereses para que acabe. Un abrazo y buen año

SOMMER dijo...

Y desgraciadamente vemos demasiados niños en medio de este puñetero conflicto. La dichosa religión....

Abrazos amigo, y que el 2009 te llene de belleza.

Vanina dijo...

Sólo me gustaría decirte Ignacio, que detesto las guerras, la violencia y las armas. Pero me gustaría que cuando se hable de este conflicto, no se señale únicamente a los ataques que realiza el ejercito israelí. Justamente porque me inporta la vida, me importa tanto la muerte de un ser humano, como la de cientos o miles. Los palestinos tiran a matar también, y también tienen incorporadísima la violencia como forma de defender la propia vida. Y es sabido de los constantes cohetes que lanzan hacia ciudades de Israel. Dentro de lo paradójico que me resulta que se propague la paz (como la defiende el gobierno de Israel) a través de las armas y la muerte, no he escuchado por parte de los palestinos el deseo de paz, sino únicamente el de "tirar a los israelíes al mar".
Mi punto de vista no logra definirse, pero es injusto que el malo de este conflicto sea únicamente Israel.
Saludos

Rosa dijo...

tremenda foto que nos muestra, una vez más, la imagen de un también tremendo conflicto de profundas raices, impulsado y respaldado por la unión Bhush-Sharon, convirtiendo, como dice Chomsky, lo hecho por Israel en territorio palestino en auténticos crímenes de guerra.
besos y que el nuevo año nos traiga fuerza para seguir luchando.

Sami, pagando el precio... dijo...

Estimado Martinez
Aplaudo cada palabra de tu entrada y me siento igual de cobarde por no hacer lo suficiente o no hacer más... A veces creo que haría mas, si por lo menos confiara en alguna organización...Es increíble que gente como los judíos que sufrieron, lo que sufrieron y el mundo entero los ayudo, hoy estén haciendo estas crueles masacres contra el pueblo paquistaní. Muchas gente esta totalmente desinteresada del tema porque no se reconocen con los pueblos musulmanes, ya que lo que oímos de ellos es todo malo. Pero los que mueren son gente pobre y analfabeta que no le hace mal a nadie. Si esto estuviera pasando en Suecia, Italia u otro país por el estilo, la gente estaría más preocupada y más activa, que digo…es que directamente esto no estaría pasando…
No se si has leído el libro “Cometas en el cielo, del escritor afgano Khaled Hosseini”, si no, te lo recomiendo mucho, es un libro que te deja ver la verdadera cara del pueblo afgani, sin esa cortina sucia de propaganda antiterrorista que siempre la empaña. Se que además el libro se ha llevado al cine, pero no la vi aun, así que no se si es igual de buena que el libro.

Te deseo un Feliz Año 2009, no se si con paz, existe la paz? Pero espero que seamos lo menos igual de consientes del dolor de los demás y podamos ayudar a unos cuantos a que su vida sea un poquito menos miserable. Eso personalmente me dara un poco de paz interna…que eso ya es algo!

Te dejo un abrazo de osa solidaria

Silvia dijo...

hola poeta amigo!es muy cierto tu post...
no se tiene en cuenta la vida...
han llegado a un punto que nadie entiende la causa de tremendas muertes...
tampoco estoy de acuerdo con declaraciones en salones sobre la paz,cuando en realidad son los hechos los que deberían mostrar la voluntad de los gobernantes del mundo,por detener la guerra....
amigo ojalá el 2009 abra el corazón y la mente de los hombres.
besos.
silvia cloud

extractos... dijo...

Tampoco entiendo este conflicto, ni ningún otro que se le parezca...también intento no ver las noticias, llevo unos días -cobardes-, pero está ocurriendo.
¿hasta cuándo?...el ¿por qué? no importa.

Abrazos.

Ana dijo...

Desde luego que la violencia solo engendra violencia y odio, el odio hace que se vendan los ojos y no se pueda ver mas alla de tomar represalias.. y bueno, así es la pescadilla que se va mordiendo la cola y enrrollando en un entramado laberinto sin fin.
Yo estoy a favor de la paz, de acabar con tanta violencia.. pero, ¿como alzar la voz cuando se pierde en el clamor de las bombas y los cohetes?... En fin, esperemos que poco a poco se pueda hacer algo para llegar a esa paztan deseada.
Un beso.

Anónimo dijo...

QUERIDDO AMIGO IÑAKI, no te equivoques, la guerra la han comenzado hace años HAMAS, que es un grupo terrorista y los ISRAELITAS solo estan contestando a las bombas que han tirado antes una y otra vez hasta que se han hartado y son los HAMAS lo que colocan los niños como linea de fuego para que luego SALGAN ESAS FOTOS Y ECHEN LAS CULPAS A LOS ISRAELITAS. EL SOLITARIO

JL Martínez Hens dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tu entrada y me pasa como a tí que no termino de entender ni el conflicto. Además reconozco que nunca he leído ni estudiado nada sobre las raíces del problema. Lo que sí veo es que los argumentos de Israel para justificar estos ataques no tienen sentido. Es como si en nuestro país el ejercito hubiera actuado contra ETA matando inocentes. Esperemos que Obama tenga algo que decir en este conflicto porque lo que está claro es que USA tolera y permite estas acciones. Mucha hipocresía como siempre y si no se hace algo, todos nos veremos afectados a medio plazo por el terrorismo islámico internacional.

JL Martínez Hens dijo...

Al final después de leer tu entrada me he puesto a reflexionar en mi blog y mira que joya de Lorca he encontrado:

DEGOLLACIÓN DE LOS INOCENTES.

FEDERICO GARCÍA LORCA:

Tris tras. Zig zag, rig rag, milg malg. La piel era tan tierna que salía íntegra. Niños y nueces recién cuajados.

Los guerreros tenían raíces milenarias y el cielo cabelleras mecidas por el aliento de los anfibios. Era preciso cerrar las puertas. Pepito. Manolito. Enriquito. Eduardito. Jaimito. Emilito.

Cuando se vuelvan locas las madres querrán construir una fábrica de sombreros de pórfido, pero no podrán nunca con esta crueldad atenuar la ternura de sus pechos derramados.

Se arrollaban las alfombras. El aguijón de la abeja hacía posible el manejo de la espada.

Era necesario el crujir de huesos Y el romper las presas de los ríos. Una jofaina y basta. Pero una jofaina que no se asuste del chorro interminable, que ha de sonar durante tres días.

Subían a las torres y descendían hasta las caracolas. Una luz de clínica venció al fin a la luz untosa del hospital. Ya era posible operar con todas garantías. Yodoformo y violeta, algodón y plata de otro mundo. ¡Vayan entrando! Hay personas que se arrojan desde las torres a los patios y otras desesperadas que se clavan tachuelas en las rodillas. La luz de la mañana era cortante y el viento aceitoso hacía posible la herida menos esperada.

Jorgito. Alvarito. Guillermito. Leopoldito. Julito. Joseíto. Luisito. Inocentes. El acero necesita calores para crear las nebulosas y ¡vamos a la hoja incansable! Es mejor ser medusa y flotar, que ser niño. ¡Alegrísima degollación! Función lógica de la sangre sin luz que sangra sus paredes. Venían por las calles más alejadas. Cada perro llevaba un piececito en la boca. El pianista loco recogía uñas rosadas para construir un piano sin emoción y los rebaños balaban con los cuellos partidos.

Es necesario tener doscientos hijos y entregarlos a la degollación. Solamente de esta manera sería posible la autonomía del lirio silvestre.

¡Venid! ¡Venid! Aquí está mi hijo tiernísimo, mi hijo de cuello fácil. En el rellano de la escalera lo degollarás fácilmente.

Dicen que es está inventando la navaja eléctrica para reanimar la operación.

¿Os acordáis del ruiseñor con las dos patitas rotas? Estaba entre los insectos, creadores de los estremecimientos y de las salivillas. Puntas de aguja. Y rayas de araña sobre las constelaciones. Da verdadera risa pensar en lo fría que está el agua. Agua fría por las arenas, cielos fríos y lomos de caimanes. Aquí en las calles corre lo más escondido, lo más gustoso, lo que tiñe los dientes y pone pálidas las uñas. Sangre. Con toda la fuerza de su g.

Si meditamos y somos llenos de piedad verdadera daremos la degollación como una de las grandes obras de misericordia. Misericordia de la sangre ciega que quiere, siguiendo la ley de su naturaleza, desembocar en el mar. No hubo siquiera ni una voz. El jefe de los hebreos atravesó la plaza para calmar a la multitud.

A las seis de la tarde ya no quedaban más que seis niños por degollar. Los relojes de arena seguían sangrando, pero ya estaban secas todas las heridas.

Toda la sangre estaba ya cristalizada cuando comenzaron a surgir los faroles. Nunca será en el mundo otra noche igual. Noche de vidrios y manecitas heladas.

Los senos se llenaban de leche inútil.

La leche maternal y la luna sostuvieron la batalla contra la sangre triunfadora. Pero la sangre ya se había adueñado de los mármoles y allí clavaba sus últimas raíces enloquecidas.