viernes, 30 de enero de 2009

Educación para la Ciudadanía


Como era de esperar, al final se ha impuesto la lógica y tras dos días y medio,
el Pleno de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha decidido por una aplastante mayoría de 22 votos a favor y sólo 7 en contra que no es posible acogerse al derecho a la objeción de conciencia respecto a Educación para la Ciudadanía, lo que convierte esta asignatura en obligatoria.
El Supremo ha fallado sobre los recursos de casación presentados contra la sentencia del Tribunal Superior de Andalucía, que reconocía el derecho de los padres a la objeción de conciencia, sin necesidad de detallar en qué puntos estaban en desacuerdo con la asignatura, y las del Tribunal Superior de Asturias, que desestimaron la objeción porque los padres demandantes no concretaron en qué puntos discrepaban.
A mí, ¿qué quieren que les diga?, me satisface muchísimo la sentencia porque con ella se está respaldando una asignatura que puede o no gustar, pero que en absoluto debería ser motivo para tanta movilización social ni controversia.
Lo que verdaderamente les escuece a algunos de esta asignatura, dejémonos de hipocresías, es que ha sido planteada en un plan de estudios diseñado por un gobierno socialista, puesto que quienes la critican, desconocen su contenido, como se ha podido deducir del contenido de la sentencia.
Como padre de alumnos en edad estudiantil, lo que me preocupa es que mis hijos salgan de secundaria sin saber escribir ni leer correctamente, con faltas ortográficas y sin un nivel óptimo de conocimientos y cultura.
Creo que es muchísimo más preocupante la merma sistemática en los niveles de educación de unos años para acá, que el hecho de estudiar o no Educación para la Ciudadanía, así que no me subo al carro de los que niegan esta asignatura, ni secundo el posicionamiento absurdo de un determinado partido político, hoy en la oposición.
Pienso que deberíamos de preocuparnos de cosas más importantes que de ésta porfía sobre la tan cuestionada asignatura. Independientemente de ello, guste o no guste, hoy por hoy es ilegal impedir que los alumnos reciban esta educación, de la misma manera que negarse a que se formen en matemáticas, lengua, historia, física, química y tantas otras asignaturas, entre las que incluyo religión, la cual debería estar al alcance de todo aquel que desee recibirla, con independencia del credo que profese.
De hecho, ha sido eso exactamente lo que ha dictaminado el Pleno de la Sala del Tribunal Supremo, llegando a la conclusión de que en los casos estudiados no existe el derecho a la objeción de conciencia, pues los decretos tan cuestionados sobre Educación Secundaria, no perjudica el derecho fundamental de los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.La mayoría de las denuncias existentes, han sido más bien un problema de tolerancia y democracia, pues la oposición de este país acostumbra, como estamos viendo, a radicalizar siempre sus protestas como estrategia política, aunque se ha demostrado que eso es un error. Díganme si no, ¿qué es eso de obligar a estudiar a los alumnos esta asignatura en Inglés en aquellas comunidades autónomas gobernadas por el PP? ¿No es eso poner trabas? ¿Acaso en eso cosiste gobernar con responsabilidad? ¿En complicarles la vida a los estudiantes? A veces no entiendo nada de nada.

12 comentarios:

Amaya dijo...

Es curioso Ignacio.., que sean las personas que siempre han deseado imponer su moral y sus costumbres a los demas..,y lo han hecho mientras han podido, los que ahora aboguen por la "objeción"..Un fuerte abrazo

mia dijo...

Pues si,como debía ser,

y por mayoría!

besos

Silvia dijo...

hola!los alumnos egresan en su gran mayoría con escasos conocimientos ..en las Universidades se ven grandes fallas...y luego les cuesta egresar de allí...
tengo dos adolescentes como sabes y doy clases de apoyo por ello te lo comento..
perfecto tu post.besos.
silvia cloud

Jonatan Santos dijo...

Llevas toda la razón.
Es normal que cuando alguien no esté de acuerdo con algo, siempre acuda a aquello tan fácil como decir. “Es que es adoctrinamiento político”. Ciertamente que los padre deben de educar a los hijos, y curioso cuando los mismos padres que solicitan tal derecho, aboguen a que la figura del profesor tenga que estar respaldada con una mayor autoridad, ya que son ellos uno de los pilares fundamentales en educar a los hijos.
Y es que decir que la igualdad entre homosexuales y heterosexuales, que los sentimientos no entienden de camas con sábanas de un color u otro; no hace más daño al que así lo siente, sino al que lo reprime. Y con esto no digo que todos son unos reprimidos sexuales, sino reprimidos sentimentales. Objetar el derecho de que los hijos crezcan en la libertad sólo hace daño a que se vea la marchita pintura encalada de las iglesias y la decisión de pensar en otras cosas “diferentes” a los demás.
Un fuerte abrazo

Gabriela dijo...

Desentendida totalmente del tema Ignacio, sin embargo, entiendo tu indignaciòn frente al contexto educacional que se vive por Andalucia, sobre todo, porque eres padre -recièn me entero- de chicos en plena edad de absorver conocimientos...pues nada, te deseo lo mejor. Hace mucho que no visitaba, y me ha hecho bien leer y releer.

Abrazos.

Inés dijo...

muy interesante el tema que has tratado, yo también pienso como tú.
..y a veces es díficil entender como seguimos así!

Ana dijo...

Yo es que no puedo opinar sobre una asignatura que no se en realidad de lo que va.. pues todo lo que he oido es que si es para comerle a los chiquillos la mente y meterle unas ideas concretas muy libertarias ect. En fin, tendria que meterme en clase y ver los contenidos. De todas formas si tiene tanta polemica la susodicha pues que la pongan como optativa. Antes, cuando yo estudiaba habia x ejemplo Etica o religión y cada uno elegia.. pues igual... pues todo es causar problemas y al final los afectados son los propios estudiantes que termina muchos ESO y no saben hacer la O con un canuto... eso para mi si es un problema y serio.
Un beso!

Anónimo dijo...

IÑAKI, de esta SENTENCIA QUE TE VOY A DECIR, QUE "TODO DEPENDE DEL COLOR DEL CRISTAL DE LAS GAFAS CON QUE SE LEE." Un abrazo cordial del SOLITARIO.

JL Martínez Hens dijo...

El PP se ha equivocado en ésto de lleno. Que torpes. Una cosa es oposición y otra hacer el ridículo.

Maria Jesús dijo...

Vengo a desearte un saludo y a desearte una feliz semana

Charly García dijo...

Hola.

Muy buen post. Verdaderamente la derecha de este país desde los oscuros tiempos de la Inquisición siempre ha confundido los papeles de víctima y verdugo. Es curioso como los guardianes de la moral, por el caso de esta asignatura claman por la libertad de expresión. La misma libertad de expresión que si por ellos fuera estaría enterrada a dos palmos bajo el suelo.

Un saludo y te invito a visitar mi blog.

http://notonidas.blogspot.com/

María dijo...

Hola, he llegado a tu página, caminando de blog en blog, me ha agradado mucho esta entrada y que abordes el tema fuera de demagogias baratas. Yo sí conozco el temario de la asignura y por más que miro y miro no veo ese adoctrinamiento del que algunas personas hablan. Se abordan temas de actualidad para preparar al alumnado a salir a la vida con tolerancia por las diferencias. Qué casualidad que los temas que se suelen saltar o suprimir del temario son los concernientes a la igualdad, la homosexualidad y modelos de familia alternativos. No es esto una realidad social? ¿qué es peor el supuesto adoctrinamiento o negar al alumnado que vivan con naturalidad una realidad que están en la calle?
Nada más, besitos y te seguiré leyendo.