jueves, 23 de abril de 2009

Una receta para la crisis II

Continuando con el análisis de la actual situación de crisis, y buscando razonamientos históricos que fundamenten una solución progresista al problema, le hablaré de las tesis propuestas por Leonard Simonde de Sismondi, un célebre historiador italiano, con influencias inglesas, que vivió entre 1773 y 1842.
Sismondi afirmaba que la causa de la explotación comenzaba en un régimen de libertad contractual donde los asalariados podrían aceptar su propia explotación, ya que “libertad de derecho no implicaba entonces automáticamente la libertad de hecho”, pues al concertarse un contrato de trabajo, las partes no estaban en la misma situación; el empresario percibiría una ganancia; el trabajador un medio de vida, de modo que sufriría una presión muchísimo más fuerte que el otro.
Estas condiciones más perjudiciales del trabajador se agravaban peligrosamente por la competencia entre ellos por conseguir un puesto de trabajo, pues el maquinismo estaba reduciendo las plantillas de las empresas hasta mínimos históricos. Se limitaban el número de obreros porque de esa manera los empresarios reducían los gastos por mano de obra. Esta aplicación traumática de la ley de la oferta y la demanda obviamente ejercía una influencia hacia la baja de los salarios, y con esto se produjo una separación cada vez mayor entre las clases sociales, siendo a la vez los ingresos de los más pobre lo suficientemente bajos para impedirles el acceso a la propiedad de los medios de producción, mientras que lo que poseían estos medios se beneficiarían de las plusvalías y acumularían capitales en cantidades cada vez mayor. ¿Les suena esto de algo?
La crisis internacional que estamos padeciendo los que menos tenemos, originada por el egoísmo capitalista de las grandes financieras norteamericanas, nos está convirtiendo en más pobres cada día, pero al mismo tiempo, esa nefasta consecuencia está enriqueciendo a los que más tienen, quienes se aprovechan de la deflacción para incrementar sus patrimonios.
Sismondi propuso como solución al problema de la explotación y la superproducción el intervencionismo del Estado, quien debería regular mediante la aplicación de leyes justas, la relación laboral existente entre trabajadores y empresarios. Es lo mismo que sugiero analizando la situación actual, pero con la reminiscencia cierta del rigor histórico.
En épocas de crisis es justamente cuando el Estado debe ser teóricamente más intervencionista que nunca, entre otras cosas, porque en las crisis es cuando la gente pobre se vuelve más débil y vulnerable y el capital, siempre hambriento de beneficios, actúa aprovechándose de su situación privilegiada para provocar la temida separación social de clases.
Aznar se equivoca y se equivocan todos los neoliberales que ven en el individualismo y en el no intervencionismo las recetas para salvar la crisis. ¿Cómo desde un prisma liberal se puede aspirar a mirar por el interés común? El individuo cuida de si procurándose lo mejor y desatiende los intereses y las necesidades de los demás, pues el concepto social que concibe es una pirámide en cuya cúspide se sitúan los potentados, los ricos, los poderosos. Una minoría situada por encima de unas bases empobrecidas y explotadas.
La crisis económica no debe ser el instrumento que empleen los empresarios para extorsionar o explotar al trabajador. Como eso está ocurriendo es por lo que el intervencionismo del Estado debe cumplir un papel primordial en la actualidad social.

(c)Ignacio Bermejo

11 comentarios:

Mª JOSE. dijo...

IGNACIO,ME REPITO COMO EN LA ANTERIOR ENTRADA...LOS RICOS MAS RICOS Y LOS POBRES MAS DE LO QUE SON...
EN MI ENTRADA DE AYER TIENES UN PREMIO PARA TI.BESOS Y SE FELIZ CON O SIN CRISIS.
MJ

Ignacio Bermejo dijo...

Hola, anduve por aquí, pero como soy muy necio para esto de internet, me he perdido y ahora no se por donde estoy, lo sientooooo, prometo investigar mas a fondo este espacio y aprender mas

Tassia dijo...

Muchas gracias Ignacio eres muy amable en tu comentario. Tengo el cuento o serie bastante avanzada, deseo ponerlo en red para niños, con sonido y movimiento interactivo.Que puedan los niños participar en ello. Porque no estoy dispuesta a ceder mis personajes, Así que seguiré en mi proyecto adelante, disfrutando.
Tu blog parece interesante, leere mas en otro ratillo.
Yo tambien me alegro de haberte conocido.
Un saludito.

Tassia vascones

ALGUIEN QUE TE APRECIA dijo...

Es hablar de lo mismo, estamos metidos en un circulo vicioso. Analizo cada una de las situaciones laborales que me rodean.Todas son indeseables amigos que tienen asesorias y sus clientes no les pagan porque ellos a su vez son morosos con naves embargadas.....
Arquitectos arruinados con deudas pendientes millonarias....
Estos son autonomos sin derechos a prestaciones.
Asi que mires como lo mires todos estamos subidos en el mismo tren, no respeta ni a empresarios ni obreros es UN MAL DE TODOS Y encima algunos empresarios hacen leña del árbol caido, aprovechan la situacion para explotación y extorsión del trabajador de verdad yo veo un tunel sin salida DONDE ESTA LA LUUUUUUUUUUUUUUZ

Campanita de BarZaires dijo...

¡Hola Ingancio!
Gracias por tu visita y tu
poema en mi blog, todo un lujo para mi tenerte entre las páginas y que tu comentario tenga la calidad de un post.
Ante la crisis las palabras toman relevancia, se hacen protagonistas, se escuchan, se sienten, se comparten o se difieren, pero hay algo que prevalece, son los poetas, ricos en palabras, la poesía no entiende de crisis porque siempre fue algo sublime un don que no todos poseen y algo que nadie te puede arrebatar.

Gracias por venir y un beso grande.

mimi dijo...

Gracias por explicarnos sobre la crisis, eso del abuso de los empresarios en tiempos de crisis pasa tambien por este lado del mundo. GRACIAS tambien por las hermosas palabras que dejaste en mi blog.

Inés dijo...

Ignacio, leyendote siempre aprendo cosas nuevas, gracias por compartir tus reflexiones... y por tus visitas y comentarios.

muchos besos,
Inés

Rocío dijo...

Que versado y estudiado eres, lo cierto es que los ricos nunca dejan de serlo y la cesta de la compra es cada día más cara.

Me agradó.

Un cordial saludo.

Rocío

JL Martínez Hens dijo...

Tienes que ir al blog de Vicente Verdú que lleva un tiempo escribiendo sobre ésto.

Sara dijo...

Intervencionismo, trabajo en equipo, solidaridad, tantas recetas....pero que las apliquen ya por Dios!!!!que van 4 millones y pico de parados y esto no son cifras , que son personas caramba, que somos todos nosotros, que el pais se va a la mierda, trabajen ya... y en serio en contra de este paro,
Un abrazote Ignacio

Franziska dijo...

Es tan claro todo lo que dices que no es necesario matizarlo. Otra cosa sería preguntarnos cómo, quiénes y por qué ha sucedido esta catástrofe que, a mi juicio, ha ido dejando un reguero de dudas a su paso. Lo que más siento es que nadie se atreverá a aclarar mis dudas y sospechas. Yo venía barruntando una historia como esta desde el momento en que empezó a revalorizarse el euro frente al dólar. Y otro tema, no menos signficativo, fue la alarmante y asfixiante subida de los carburantes... Y las continuas alusiones a la burbuja inmobiliaria.

Saludos cordiales.