miércoles, 24 de junio de 2009

Anacrónico analfabetismo religioso.

Contaba Josep-Ignasi Saranyana, Profesor de Teología en la Universidad de Navarra, que había visto un documental de Al Pacino titulado Looking for Richard, que recrea el Ricardo III de Shakespeare, indagando por qué la juventud americana pasa por completo de este autor clásico tan relevante para la cultura anglicana.
Los jóvenes entrevistados en dicho documental consideraban que ése drama es complicado, lento, engolado y sin sentido. Era curioso comprobar cómo esa obra del dramaturgo inglés ya no le decía absolutamente nada, y menos todavía la tragedia de la Casa de York. Obviamente estaba fallando el puente entre el siglo XVI y el XXI y, por ello, Shakespeare les atrae menos que, por ejemplo, la extinción del lince ibérico.
En este mismo sentido, por analogía, Pacino ofrecía pistas para comprender por qué es imposible que la historia de Moisés, o del Rey David interesen a alguien, si se extinguen las convicciones religiosas, porque sin ellas, ¿qué les puede importar a los jóvenes Abrahán, Isaac, Jacob y otros beduinos del próximo oriente, que vivieron hace tres mil años y pico? Lo lógico es que si descafeinamos de su sentido religioso a todos estos personajes bíblicos, no podrán ser entendidos, ni serán divertidos, ni interesantes para nadie. Una cultura cristiana sin cristianismo es una utopía. Es algo imposible de entender, por su propio sin sentido y, por tanto, se puede afirmar que acecha la deshumanización que tanto se teme desde posiciones más laicistas de la humanidad, tesis que también mantiene Reyes Mate, al denunciar en El Periódico que la juventud española padece "un anacrónico analfabetismo religioso" y que le preocupa no "tanto la descristianización del país, sino la deshumanización de las nuevas generaciones"
De pequeño me inculcaron, no sé si acertadamente, que los extremos nunca son buenos, que los radicalismos no suelen llevarnos a ninguna parte deseable, y que la virtud se encuentra siempre en el centro. Me consta que habrá quien discrepe con esta manera de percibir el mundo, pero en una sociedad libre como la nuestra, es una visión tan válida como cualquier otra. Por ello coincido, sin que sirva de precedente, con Reyes Matute, puesto que estoy convencido de que aplicar una política laica tan intransigente devaluará los valores humanos que tanto deberíamos cuidar .
Es innegable, queramos reconocerlo o no, que los planteamientos laicistas se encuentran en este punto, como en tantos otros, ante un dilema. Creo que la cuestión radica fundamentalmente en saber si puede el fenómeno religioso prescindir de su matriz mística y transformarse en un puro fenómeno cultural. Si fuera posible, cosa poco probable, habría que preguntarse si esto interesa a las nuevas generaciones. La respuesta más loable a ambas cuestiones es que no. No es posible separar del sentimiento religioso su matriz, para convertir la fe en cultura. No obstante, si se pudiera hacer tal cosa, estoy seguro de que la Biblia perdería gran parte de su valor y se convertiría en un libro de historia como tantos otros, incapaz de atraer a los jóvenes, quienes probablemente ni siquiera sabrían de su existencia, algo muy lamentable. Es como si se quisiera entender a Don Quijote, descargándolo de toda su importancia literaria. ¿Quién es Don Quijote al margen de la literatura? Sin literatura Don Quijote ni siquiera habría existido. Es sólo desde la literatura, analizado y comprendido como un personaje de la célebre novela de Cervantes, cuando Don Quijote alcanza toda su dimensión y trascendencia. ¿No están de acuerdo?

9 comentarios:

Estrella Altair dijo...

Que bonito escrito... reflexivo....interesante....
... Sencillamente.. no podría concebir la vida sin entender a Don Quijote y a Cervantes... y sobre todo entender la capacidad de lucha que Cervantes tuvo.... sobrevivir en un penal, de aquella época...y encima escribir el Quijote.

... Creo que los jovenes necesitan.. que se les explique el siglo que sea con un enfoque moderno.... que sean sus maestros los que establezcan el puente.... pero para eso se necesita trabajo, profesinalidad y esfuerzo.

Y por otro lado nunca me gustó el relativismo.. me parece simplon....y sobre todo desagradecido..

... y los maestros... siempre han existido.. y son necesarios.. como el aprender y cambiar para vivir..

.... No creo que esos grandes .. como Cervantes.. Abraham.... Moises, pierdan por la juventud... .... es que hay que hacerles entender todo aquello que significan.... todo aquello que representan.... y falta ....

.. siento decirlo formación y ganas, compromiso, esfuerzo y saber que las cosas no las regalan.

El lince ibérico tiene mucho que ver con Cervanes.. en su afán de supervivencia.....


Besos y gracias por tu comentario en mi blog.. sobre mi llanto..

.. si te das cuenta han contestado muchas mas mujeres que hombres....

..... no es extraño???

No sé....

Sara dijo...

Para quitarse el sombrero Ignacio, para quitarse el sombrero ante ti, siempre es un gustazo leerte, tus reflexiones...,pensamientos,preocupaciones.... lo dices todo con tanta elegancia, respeto, de verdad!es tan dificil reflexionar, argumentar,debatir con este respeto y esta elegancia al decir las cosas????PUES NO, si tú puedes muchas personas podrán, y deberían practicar más esta habilidad conforme a los puestos que ocupan y no deberian manipular tanto, es más....ojalá no quedase en el mundo gente fácil de manipular, y así tod@s podrían detectar que incluso interpretando la información que nos dan, hay que ser elegantes y empáticos y siempre, siempre argumentar como tú lo haces.
Que de valores nos están faltando amigo Ignacio, que de valores les van a faltar a nuestra juventud si esto continua así...
Un auténtico placer seguirte,haberte encontardo en este mundo blogger, leerte, compartir contigo reflexiones decisivas de momentosdecisivos que esta viviendo nuestra raza "La Humana"
Gracias por tus cariños en mi blog, eres un poeta, eres un tio grande y elegante.
Un abrazote y muchos muackkkkkkkks

solrak dijo...

Los jóvenes..., esos a los que se refiere Reyes Mate, a esos voy a referirme en mi comentario a tu entrada, no en lo referente al “anacrónico analfabetismo religioso" si no en “la deshumanización de las nuevas generaciones" esos jóvenes que muchas veces devalúan la razón, dando la sensación de ser veleros a la deriva, respondiendo solo al estímulo de quien les baila el agua, esos que creen que la libertad consiste en beberse una litrona en la calle, u orinar en la fachada de una casa, esos que se mofan del mendigo...ignorando que su camino puede conducirles a ser ellos el mendigo, esos que se divierten abrasando al indigente...y luego ponen cara de ...lo siento...yo no pensaba, y ese es en realidad su problema en que no piensan, y lo peor de todo es que tal vez a alguien le interese que no piensen, pero por suerte aún hay jóvenes que creen en los valores, y son conscientes de la responsabilidad que tienen en el futuro de la raza humana, es por ellos por quien yo...creo en mañana.

Yo por mi parte creo más en los actos de las personas, que en lo que se cuenta de ellas en libros de toda clase.

Eres un buen poeta y un buscador de verdades, que invita a que nosotros también lo seamos ¡Gracias!

Un abrazo

Ripley dijo...

hola Ignacio, he visto que me has dejado un comentario en el blog y he llegado hasta aqui para agradecertelo y no, no se nada de fotografia, ya me gustaria jeje! solo salgo con la camara y disparo alli donde veo algo que me gusta :)
ahora tengo que explorar tu blog pq lo primero q hice ha sido escribirte sin pararme siquiera a leer nada, sorry

ROCIO dijo...

Me parece interesante lo que nos traes, tengo poco tiempo y no te dejo más que un abrazo y deseo de un buen finde.

Rocío

Silvia dijo...

hola poeta!un placer visitarte...escribes en forma muy clara y precisa...es cierto..invitas apensar ,eso es rebueno...
cuidate.besotes.
silvia cloud

Extractos... dijo...

Ignacio estás invitado a jugar....en Extractos

Un besote con fuerte abrazo

JL Martínez Hens dijo...

Pues estoy bastante de acuerdo. Además llevo un mes pensando mucho en ésto del laicismo ya que me he afiliado al partido de Rosa Díez que aboga porque la religión y el poder son incompatibles y que no se puede apoyar desde un Estado a una religión en concreto cuando el cristianismo en Europa es cierto que es parte de su cultura. Sostienen que se puede ser muy religioso pero siempre a nivel particular. Lo que si pienso es que el catolicismo español del Opus Dei y Rouco Valera y cía no anima al seguimiento de Jesús sino a la tradición, conservadurismo y poder propio de los fariseos y eso los jóvenes lo ven.

ALGUIEN QUE TE APRECIA dijo...

Hola poeta me encanta tus meditaciones y la elegancia con la que nos plamas tus críticas en el papel, tus letras son maravillosas dan mucho que pensar y reflexionar enhorabuena. Suelo visitar con frecuencia tu blog aunque entro de puntillas sin hacer ruido.
Besos