domingo, 22 de agosto de 2010

El poder del subconsciente.

Parece ser que a Carl Friedrich Aauss, conocido como “El príncipe de las matemáticas” al ser considerado junto a Arquímedes y Newton como uno de los tres genios más importantes en esta disciplina del saber humano, el subconsciente le trabajaba de manera automática.
Cuentan sus biógrafos que, a veces, se metía en la cama con un problema, y de repente se despertaba a media noche con la solución en la cabeza. Era como si su cerebro o su subconsciente continuara trabajando mientras dormía.
Estoy seguro de que esto, o algo parecido, les ha pasado a todos ustedes.
Les cuento esto, a modo de respuesta a la propuesta de mi amigo José Luis Martínez Hens, bloguero como yo, quien me pedía que le echara de comer a este blog y que no dejara todo para mis libros. Él se ha mostrado medianamente interesado por el desarrollo de la novela que he estado escribiendo: “El llanto de la Cornucopia”, pues bien, a él especialmente le digo que esta ya está terminada, y bien terminada, ahora bien, tal y como suelo hacer con todas mis novelas, también a esta la he dejado reposando una temporadita para poderla releer cuando haya pasado el tiempo necesario para desintoxicarme de su redacción, y poderla juzgar con cierta distancia y con mayor objetividad, para poderla corregir o propinarle los últimos retoques que la ajusten definitivamente, pero, curiosamente, y les prometo que es la primera vez que me sucede algo así, me ha pasado lo que al genio matemático, Carl Friedrich Aauss, y como a él, algo se me ha revelado esta misma noche, mientras dormía, y acabo de comprender con meridiana claridad que esta novela no es sino los pilares sobre los que se ha de sostener una nueva novela, que de repente ronda en por mi cabeza, llenándome la mente de innovadoras y refrescantes ideas.
Ahora sé que esta nueva novela que ronda por mi cabeza, no se me habría ocurrido jamás, de no haber escrito antes “El llanto de la Cornucopia”, pero tengo la sensación de que esta novela siempre tuvo alma de inédita.
Prometo echarle de comer al blog en la medida en que pueda, les doy mi palabra, y les garantizo que me dedicaré a escribir esa nueva novela que ya tiene forma y cuyo cuerpo ya se vislumbra por el horizonte de mi imaginación.
En cuanto a todos ustedes, una vez más, darles las gracias por todos sus comentarios, por sus correos, y por ese apoyo e interés que siempre han mostrado hacia mi literatura.
Un fuerte abrazo a todos.

6 comentarios:

Steki dijo...

Ups... llegué primera?
Qué lindo lo que cuentas, Ignacio. A mí me pasa algo parecido pero yo no escribo novelas, jaja. Simplemente algunos pequeños posts escritos por mí. Y la inspiración no me viene entre sueños. Generalmente, siempre siento una palabra como detonante inspirador. Algo que he escuchado o simplemente, pensado. Y me digo: la idea viene por acá. Por eso trato de andar con un bolígrafo en la cartera porque también me ha pasado de no tener cómo anotar y andar repitiendo la palabra como burra y luego olvidarla.
Enhorabuena por tus novelas! Te deseo un gran éxito.
Besitos desde este lado del charco.

María Jesús Verdú dijo...

Adelante con tu novela, seguro que será interesante y exitosa. Pasaba a dejarte un cordial saludo, querido Ignacio

La Isla Misteriosa dijo...

Pues a soñar con el teorema de Fermat y a sacar conclusiones. Los sueños, sueños son, aunque sean de mangostas y estén completamente helados.
Bienvenido de nuevo mundo bloguero

José Luis Martínez Hens dijo...

Pues me alegra saber no sólo que ya has terminado la novela sino que (sin guardar la cuarentena) ya te has vuelto a quedar preñado.

filo dijo...

uff, ya esperábamos tu post...
claro que si estabas metido en medio de una novela, te perdonamos todo,
y ahora que lo comentas, es verdad que cuando dormitas las ideas, las reflexionas y la pasas por el tamiz de los sueños, puedes sacar buena cosecha de ideas y demás inspiraciones literarias;
yo tengo muy en cuenta mi subconsciente a la hora de escribir

adelante con tu novela y mucha suerte, Ignacio

un abrazo

José Luis Martínez Hens dijo...

Mientras escribes un poema de amor palanganero te he devuelto tu dedicatoria en mi blog. Animo palanganas. Será por dinero.