jueves, 20 de diciembre de 2007

Divertida controversia

La mantenida por D. Manuel Zambrano y D. Enrique Montiel, en un periódico de la competencia, al hilo del incumplimiento de las promesas que hiciera en su día el PP a la Asociación de Vecinos Casco Histórico sobre la modificación del PEPRICH, caso de llegar a gobernar en San Fernando.
Divertida y sorprendente, sobre todo por la forma en que el Sr. Montiel defiende a Carmen Pedemonte, advirtiendo de que abrir cualquier discusión sobre sus incumplimientos electorales conlleva el riesgo de aplanar el camino hacia la alcaldía de López Gil, algo que dice ciertamente de una forma que parece como si nos estuviera advirtiendo de la llegada del temido lobo, faltando claramente al respeto de todas aquellas personas que votaron al PSOE y, por supuesto, también al candidato, quien por cierto, quiero subrayar que fue el legítimo ganador de las ultimas elecciones y el que está demostrando una mayor coherencia política.
Muchísimo más interesante me parece la respuesta del Sr. Zambrano, mostrando claramente un sentido más democrático, pues además de respetar y reconocer al partido de la oposición como una opción lícita, válida y posible para gobernar, como cualquier otra fuerza política legar que libremente se presente a los comicios, se reafirma en sus postulados sobre el lamentable plan urbanístico encabezado por la Sra. Pedemonte, opinando con libertad y exhibiendo una claridad mental realmente envidiable. Coincido con él al opinar que nadie debiera escudarse en un pacto (de contenido desconocido), y muchísimo menos justificarse con no ser la Alcaldesa. Obviamente no lo es, pero sí la responsable del área urbanística, sin que haya tenido los jarretes necesarios para cambiar la política mantenida hasta el momento por el PA, antes tan criticada por ella misma, a pesar de tener poder para hacerlo.
A este segundo escrito responde el Sr. Montiel con otro en el que reitera su defensa al gobierno local, justificando la subida de los impuestos con el encarecimiento de una retahíla insufrible de artículos de alimentación. Confiesa el escritor que el mismo Alcalde le ha mandado una carta para explicarle los números de la subida. Para mi gusto, una forma algo pretenciosa de comenzar el escrito, pero allá cada cual. No obstante, tanto besar la oreja del poder establecido me llevan a poner en tela de juicio las opiniones de ésta ilustre persona, pues aunque tiene todo el derecho del mundo para decir lo que le venga en gana, que para eso hay libertad de expresión, opino que debería de hacerlo con mayor independencia, dicho esto con todo el respeto del mundo.
No obstante, el más divertido de todos estos escritos es el último, firmado por la mismísima Sra. Pedemonte, quien se suma al carro de las opiniones en prensa, pero para defenderse personalmente, reprendiendo de forma sesgada al Sr. Zambrano, a quien culpa de falta de lealtad, restregándole su amistad, y bla bla bla. ¿Chantaje emocional? Patético. Realmente lamentable para una política de su talla.
La Sra. Pedemonte no debería de entrar al trapo de nadie que opine sobre su gestión política en el Ayuntamiento. Creo que debería mostrarse muchísimo más tolerante con las opiniones de los ciudadanos descontentos, más incluso de éste, quien al margen de ser, al parecer, un gran amigo suyo, es una persona a tener muy en cuenta por su valía personal. Ella debería entender que es carne de cañón, le guste o no. Para eso se presentó y para eso ejerce como Jefa de Urbanismo. Soportar las críticas al cargo que ostenta entra dentro del sueldo.
Nunca llueve a gusto de todos, y lo del PP, lo reconozcan o no, ha sido una rotunda bajada de pantalones.Feliz Navidad a todos.