martes, 4 de diciembre de 2007

Problemática de la zona azul.

La zona azul en la Isla está generando problemas que por lo visto nadie había previsto y de los que alguien se tendrá obligatoriamente que hacer responsable, por ejemplo, el que padecemos los vecinos de la calle Mazarredo desde que Gravina y Maestro Portela se han señalizado como zona azul, y es que, al margen de que estacionar en Mazarredo está prohibido, y de hecho incluso han multado en alguna que otra ocasión, retirando los vehículos con la grúa, la única zona cercana para aparcar es Gravina o Ancha, y nos vemos obligados, obviamente, a pagar por hacerlo, si no queremos dejar el coche en las quimbambas. Ello significa que sufrimos los mismos problemas de los considerados residentes sin que nos reconozcan esta condición. ¿Es justo? No se trata de protestar por tener que pagar obligatoriamente para poder aparcar, sino de exponer el problema que se nos ocasiona, sin quererlo ni comerlo, a los que vivimos en la calle de en medio, donde a pesar de no poderse aparcar lícitamente, nos vemos también imposibilitado de poderlo hacer porque la calle se colapsa diariamente de vehículos que buscan estacionamiento gratuito, incluso siendo ilegal y arriesgándose a ser multados. Todo esto agravado con la actitud del listo de turno que sabe perfectamente cómo eludir los impuestos y la forma de evitar los permisos pertinentes para montar una empresa, y que emplea por toda la cara la bocacalle Mazarredo - San Rafael para publicitar los vehículos que constantemente pone en venta, usando la esquina como un escaparate gratuito, en detrimento de los derechos de todos los vecinos y del resto de comerciantes que ven como ése se lucra ilícitamente empleando la calle pública como un negocio privado, sin que las autoridades hagan absolutamente nada por evitarlo.
La calle Mazarredo no es zona azul, no puede serlo, pero teniendo en cuenta que se colapsa a diario de vehículos mal aparcados por haberla rodeado de calles que sí lo son, ¿no sería justo considerarnos a los vecinos de ésta como residentes? Yo creo sinceramente que sí, pues al encerrarnos entre dos calles zona azul se repercute muy negativamente en las posibilidades de encontrar estacionamiento, un derecho que ya adquirimos al pagar el impuesto de circulación. ¿O no? La norma es la norma, y está para ser aplicada y cumplida, indiscutiblemente, pero cualquier reglamento que se precie, debería tener la suficiente mano izquierda como para aplicarse con justicia, pues su interpretación estricta podría incurrir en situaciones de desigualdad e injusticia, como la que sufrimos los vecinos de Mazarredo por esta circunstancia en la que seguro no pensó antes nadie. Supongo que como nosotros, habrá más personas en la Isla, y ello es fruto de la improvisación y la mala gestión a la que nos están acostumbrado, lamentablemente, este equipo de gobierno que no da una a derechas.
Visto lo visto, exijo la categoría de residentes de todos los afectados por la zona azul, sean vecinos reales o de aproximación , para afrontar con justicia la repercusiones negativas que nos originan y poder aparcar sin tener que gastarnos una fortuna diaria. Estoy convencido de que esto es lo lógico y coherente. De todas formas, tampoco creo que seamos tantos, ni que mermemos por ello las arcas municipales, que últimamente padece una vorágine de apetito económico que no recordábamos desde hace muchísimo tiempo, con esto de tanto recaudar y subir los impuestos. Es obvio que la Isla no llega a fin de mes y no creo que sea porque los ciudadanos no paguemos. San Fernando es una de las localidades más pobladas, y por tanto, de las que más ingreso generan, ¿Cómo entonces ocurren estas cosas?