sábado, 15 de marzo de 2008

Madurar sencillamente

Eran torres empinadas
que escalaban sobre el aire
como zarzas trepadoras de la nada.

Mis ilusiones


Alcanzar el cielo pretendían
para danzar al son de castañuelas
que alegrasen eternas la gran fiesta.

De mi vida de juventud


En laberintos de mares sin sentido
se resumían graciosas aquellas bocas
que engullir hambrientas pretendía
todas las cosas.


Nada es sencillo visto desde la madurez


Pero, obcecado yo, tan sólo pretendía
regresar hacia la tierra
una y mil veces
hasta quedar sin sangre.

Hacer realidad los sueños por encima de todo


Mi sangre
es mi verdad más roja.
Cemento y piedra de mi alma
y cementerio oscuro de mis pensamientos.

La imposibilidad de conseguir lo que se anhela se asume con la edad


Yo pienso y sueño verde
como un deseo sombrío
que en la noche se marcha
y que no vuelve.


Al final, la dureza de la realidad, se ha de asumir aunque nos cueste
©Ignacio Bermejo

19 comentarios:

Evan dijo...

Pero... la dureza de la realidad puede llegar a cambiar...

No sabés como me llegó y me dolió eso de “La imposibilidad de conseguir lo que se anhela se asume con la edad”.

Te dejo un beso, que pases un hermoso finde! :)

MARIA dijo...

¡Qué madurez tan bien madurada!
Realmente un recorrido realista, breve y bien poetizado.
Ha sido un placer "madurar" contigo.

Un abrazo Ignacio.

Claudia Perotti dijo...

belíssimos verso, rendilhados de sentires.

Beijinhossssssss

hawwah dijo...

Madurar significa aceptar la relidad, estoy de acuerdo...pero es bonito soñar...y la ilusión es el motor de la vida...

un beso

JJ - dijo...

Qué grato llegar a tus letras!
Un placer conocerte!
Vuelvo!
Saludos!

¿Escritora o escribidora? dijo...

Desde que conocí a mi amiga Madurez... Me siento mucho más acompañada...

Un saludo

Jesus Dominguez dijo...

La sencillez profunda. Qué gran don.

Un saludo

Jesús

Angela Teresa Grigera dijo...

Se asume aunque duela y es cuando uno madura que se asume la realidad tal cual es. Madurar con coherencias nos ayuda a ver las cosas como son realmente, eso sin perder la magia de seguir viviendo y madurando sía a día.

anngiels

www.enmemoriadetuamor.blogspot.com

libertad entre rejas dijo...

lindo, muy lindo... besos y que tengas buena semana santa!!!

Paulo Vilmar dijo...

Ignacio!
Como sempre, a sensibilidade brota de tes poemas e nos encanta...
Abraços.

Isa S.B dijo...

Porque pensar también es soñar, sigue el camino verde y salpíclao de rojas amapolas de verdad.
Saludos y felices pasos (y su música).

Ulrike-88 dijo...

¿Será como aquella acuarela que al verla dejará de ser imaginación lúdica?

Saludos.

Ariam Ram dijo...

No Ignacio no, que nunca mueran los sueños ni el deseo de realizarlos... La aceptación de la realidad que todos ven sólo es la rendición absoluta del ser que llevamos dentro, ese que nos hace crear, ese, que incluso, nos hace rendirnos a través de versos.

Mis besos,

Mar.

Maria Jesús dijo...

Ignacio: pasearse por tu poesía es vivir un sueño que se va perfilando poco a poco... Me encanta la sensibilidad que se desprende de cada verso. Felicidades por tu talento!

Maria Jesús dijo...

Ignacio: pasearse por tu poesía es vivir un sueño que se va perfilando poco a poco... Me encanta la sensibilidad que se desprende de cada verso. Felicidades por tu talento!

Qettah dijo...

Siempre se tienen que mantener vivos los sueños, aunque no se alcancen nunca. Yo no paro de soñar despierta, no quiero renunciar a esos momentos de felicidad plena.

besos...Qettah

PD:... espero que hayas tenido una feliz semana santa.

Alimontero dijo...

Confío que aún encuentres un camino interno mas fecundo...que te hicieron amigo mío que endureces tu alma?...Los sueños son nuestra parte lúdica...iluminan nuestro espíritu, nutren el alma...sin ellos imposible vivir motivados...qué es eso de la edad? acaso la edad es síntoma de felicidad...frustraciones?? Tù dictaminas cuándo ser feliz!...que pensamientos tienes hoy que te "secuestran"...
Asi y todo...acojo llamado nostálgico..y te abrazo...

Ali

Joan Pinardell dijo...

Coíncido totalmente con Maria Jesús... eres bueno amigo...
Dios te dió el don y tú lo has multiplicado con tus glorías y tus penas... porque eso es la poesía... un eterno tránsitar hacia la luz...
un abrazo

Franziska dijo...

¡Pronto empiezas a sentirte mayor!
Te respondo: nada es imposible para quien pone toda su vida en el empeño. El problema es que queremos demasiadas cosas a la vez y claro, de este modo, la fuerza de la acción disminuye y nos sentimos cansados muy pronto de los sueños. En mi opinión, es una característíca de la juventud: la impaciencia, pensar que ya no tenemos tiempo.

Saludos cordiales.