domingo, 5 de octubre de 2008

Las injusticias de la crisis

Mis queridos amigos y lectores:
Tengo una grata noticias que comunicaros: Por lo visto, según me informa el Director del periódico Información, de Publicaciones del Sur, nunca se desestimaron mis artículos, y el hecho de que no los publicasen sólo fue debido a un mal entendido. Tras hablar con él, todo ha quedado completamente subsanado. Este señor me vuelve a invitar a colaborar de nuevo con el periódico y yo acepto encantado.
Seguidamente les muestro el artículo con el que abro mi nueva etapa en el periódico.


Las injusticias de la crisis.
Como consecuencia del estallido de la burbuja financiera que comenzó a inflarse en Norteamérica a partir de 2003, se produce una crisis económica profunda que repercute lamentablemente en todo el mundo. (Esta es la primera de las injusticias).
Esa burbuja financiera se origina al comercializar productos de altísimo riesgo buscando un mayor coeficiente de beneficio bancario. Son las llamadas hipotecas subprime, consistentes en ofrecer financiación a personas con pocas garantías para afrontar las futuras cuotas, embarcándolos en deudas que nunca iban a poder pagar. (Segunda de las injusticias).
Estas personas, víctimas de la vorágine capitalista, compran sus casas a precios desorbitados, inflados para generar un mayor importe del crédito, hipotecándolas muy por encima de su valor. De esta forma, las constructoras, las inmobiliarias y los bancos se han hecho inmensamente ricos desde 2003 a 2007. (Tercera de las injusticias).
Lo que nadie esperaba era que se originaría un punto de inflexión que rompería el mercado, algo que ocurre cuando no se puede afrontar ésos elevados precios inmobiliarios, ocasionándose una catástrofe sin precedentes: Los compradores de las viviendas ven que no pueden pagar las mensualidades y son expropiados por las mismas entidades financieras que, un par de años atrás, les ofrecieron el oro y el moro. Estos pobres pierden sus casas y sus ahorros, y se quedan sin nada. (Cuarta de las injusticias). Pero aún se complican más las cosas, puesto que al expropiar las viviendas se valoran a su precio real, lo que hace que los bancos no puedan tapar el agujero que han originado, y empiecen a sufrir elevadas pérdidas, produciéndose un grave colapso financiero.
La crisis ha cogido a todos por sorpresa, a economistas, a banqueros, a los distintos gobiernos, y la misma confusión y el miedo social originados, ha agravado la situación general con el retraimiento del dinero circulante de la sociedad, un bien temeroso por naturaleza, que ante una amenaza incierta se paraliza de inmediato.
En realidad son muy pocos los que entienden qué está pasando, y en el intervalo del análisis para la comprensión del problema, que se ha extendido a lo largo de un año, se ha demolido la economía norteamericana, contagiando a todo el mundo. (Injusticia)
El gobierno de Bush, en un intento desesperado por salvar la situación, cómo única medida posible propone inyectar a los mercados financieros la cantidad de efectivo necesario para recomprar las pérdidas financieras, obviamente con fondos públicos. A muchos les puede parecer una solución factible, pero ésta es la mayor de las injusticias que se han producido, puesto que para que unos sigan manteniendo sus riquezas, atesoradas a lo largo de los pasados cinco años: bancos, inmobiliarias y constructoras, la sociedad ha de pagar las pérdidas que se han originado con sus malas prácticas financieras. ¿Y luego qué? Me pregunto ¿Una vez que ese dinero sea inyectado y que los mercados financieros se hayan equilibrado, la propiedad de esas macro empresas financieras seguirá estando en las mismas manos? (Otra injusticia) ¿Ahora resulta que el Socialismo es el salvador de América?
Si se produce una intervención del Estado, (política socialista) también se debería expropiar a los capitalistas de sus bienes, de la misma forma que éstos expropiaron a los propietarios de las viviendas que no pudieron pagar. Eso sería lo justo. Y luego, una vez controlado el panorama económico, proceder a la venta de esas empresas para paliar los efectos del agujero negro que han producido. ¿No les parece?En cuanto a la repercusión en España de ésta crisis, ésa será otra historia que les contaré en próximos artículos.

24 comentarios:

Silvia dijo...

HOLA AMIGO ESCRITOR Y POAETA!TU ARTICULO ES BRILLANTE.SIN DESPERDICIO.
ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO CON VOS.
SIEMPRE SON EGOISTAS ,DESALMADOS Y SIN ESCRUPULOS.
TODAS LAS INJUSTICIAS MENCIONADAS SON MAS QUE CIERTAS..
LO MALO ES QUE LOS OTROS VAMOS APAGAR LOS PLATOS ROTOS DE UNA PESIMA POLITICA EN EL PAIS DEL NORTE..
TE FELICITO POR TU VUELTA AL PERIODICO.ADELANTE..
CARIÑOS.
SILVIA CLOUD.

Monik dijo...

Fantástico artículo... Me alegra que la situación se arreglara. Los malentendidos deben siempre aclararse ;)

Besotes!!

tia elsa dijo...

Ha sido más claro el tema, por otra parte no creo que sea tan inocente la situación, es lógico que si se dan hipotecas a quienes tienen un alto riesgo, la probabilidad que no puedan pagarla es muy alta, máxime si los precios de las viviendas están inflados, ergo ha sido una suerte de fraude de guante blanco. Desde Argentina tía Elsa.

extractos... dijo...

Enhorabuena al periódico, y a ti.
Bueno de esto sabes tu un rato...al final, como siempre, pagaremos los de -a pie-, y además literalmente...

Un abrazo

Donelia Pérez dijo...

Enhorabunea por tu colaboración en el periódico... En cuanto a tu artículo, creo que has hecho un buen resumen de la situación actual...

Jesús Arroyo dijo...

En primer lugar y antes de leer tu artículo... FELICIDADES. Ahora me pondré contra la pared, apagaré la luz, me concentraré con los dedos de las manos en pinza y con un "oommmm" volveré para leer el artículo.
Un abrazo.

maría del carmen dijo...

Querido y admirado Ignacio

te felicito por tal logró, y enhora buena tal determinación, a veces los cielos propios se presentan con nubarrones, ello se debe a pruebas que se nos presentan.

Por ello te envío las brisas primaverales desde Buenos Aires para que se eleven tus propias alas para que tu propio tu vuelo sea glorioso, para bien de la humanidad.

Asimismo es enesta oportunidadque te comento que he andado ocupada en varias otras tareas y retomé mi presecia en el mundo bloguero con otros aires, renovados, y cambiados, dónde solo lo han percibido quiées tienen agudeza de observación, y Tú lo notarás, sin lugar a duda alguna.

Te invito a apsar por mis blogs y ver mis psots, y saber de tu opinión al respecto.

Entre ellos encontrarás tés especiales, art de ensueño, besos, , mensaje del agua y carta ami hija...

ir a

www.walktohorizon.blogspot.com

y desde allía los otros blogs.

Te dejo un abrazo, mi agradecimiento a tus visitas y comentarios, mi saludo y mi paz

maría del carmen

Vere dijo...

Absolutamente de acuerdo con el análisis mi querido Ignacio .... por que resulta que acá ... lo importante para los "dueños del mundo" es solo el poder económico y el resto no importa nada ... lamentablemente esto de todas formas le repercute al mundo entero...

Un abrazo y que bueno que sigas con tus notas del periódico.

Vere

Campanita de BarZaires dijo...

Hola Ignacio, he andado de acá para allá, espero a partir de ahora ya tener más tiempito para todo.
Fantástico tu articulo, me alegro mucho por todo ello, y te felicito, no sólo por como escribes sino por como expresas y muestras las cosas tan claras que se pueden palpar.
Quería pedirte permiso, porque me gustaría publicar una poesía tuya en PENTAGRAMAS EN VERSO (MI BLOG DE POESÍA), me gustaría poner la que se llama EL MOMENTO; junto con el link a tu blog, si te parece bien ya me lo dirás. Gracias.
Un beso.

JL Martínez Hens dijo...

Enhorabuena palangana!!!

El artículo no me ha dado tiempo a meterle mano pero lo leeré.

Te dejo un copi-pega del blog de Vicente Verdú que creo que le gustará a vocé:

"¡Que la mano que escribe ignore siempre el ojo que lee"! Esto escribió Jules Renard en su diario el 7 de julio de 1894. Naturalmente, la fecha es aquí lo de menos. Lo importante es, sobre todo, su conminación feroz. No atender al ojo que nos lee significa escribir en el espacio de la soledad sin referencias. Un amigo, una pareja, un maestro, suelen leer los originales de los autores y emitir su reclamada opinión. El autor que escribe, mientras escribe, piensa al menos en estos personajes y anticipando de tiempo en tiempo sus juicios sobre la redacción endereza la obra. De esta deseada coacción exterior tan invisible como eficiente el criterio de aquellos a quienes se respeta dota a la escritura solitaria de un cierto amparo o de una relativa compañía por la que las elecciones se acercan a la convicción. ¿Se escribe pues para agradar a estas personas respetadas en la confianza de que su aprobación protegerá de los grandes errores y contribuirá a mejorar la inspiración?

No es seguro. El auxilio de un personaje crítico de esta clase puede conllevar una exigencia superior a la propia y asfixiar las desviaciones acrobáticas o acaso se trata de una exigencia inferior si se toma por ello una reclamación sin neurosis, una expectativa sin demasiada perturbación.

La presencia, en fin, de aquel Otro que nos lee y ampara, que nos acompaña y nos confiere destino convierte la azarosa tarea de escribir en algo tan justificado como sensato, tan razonable como una aventura cuyo grado de riesgo controlado reduce quizás el extravío y su dolor irremediable.

¿Es efectivamente así? Desde luego que no.

Escribir para alguien que no sea uno mismo -sea esto un fantasma o un rumor- o para alguien tan simuladamente parecido a uno mismo que su crítica se sume a la nuestra supone una elección tan falaz como aburrida. . En concreto, menos cobarde que muy tediosa, menos pueril que ausente de vigor creador. La escritura, como la pintura, la arquitectura o la música necesitan para ser atrayentes en sí, desconcertar a su autor. Sorprender a su autor y materializarse a través de una notable porción de temeridad, de arrojo y de inesperada alegría. La fórmula completa será un misterio y su repetición, en consecuencia, imposible. No hay un ojo que juzga toda la producción pero tampoco un ojo que ajusta la primera idea con éxito. Se escribe, a menudo, creyendo que se puede decir esto o lo otro gracias a las herramientas que ha perfeccionado la experiencia pero el éxito final depende, precisamente, de que lo hecho desdiga la correcta previsión del resultado. Esta es la sal, la pimienta y el azúcar de cualquier realización artística. Sin asombro no hay obra de arte. Y la gran obra de arte se llama a sí misma "maestra" cuando nacida de una mente no se identifica como una derivación de ella sino como una autoridad originaria y superior. De este modo el autor celebra sus producciones y se celebran de verdad por quienes elegimos para ayudarnos en el proceso. Los ayudantes cuyo ojo no queda sorprendido por el texto reducen su condición de seres aúlicos a correctores, de críticos a funcionarios, de vibrantes amantes a amigos.

"¡Que la mano que escribe ignore el ojo que lee!" La sentencia viene a ser, en rigor, irrealizable porque aún pretendiendo escribir sin mirada, la página es un espejo que se contempla y el rabillo del ojo que nace de cada línea refleja se posa en la siguiente. Sin embargo, nadie sería capaz de escribir bien si escribiera para sentar bien a una imagen preconcebida. Incluso a la imagen de aquello que reverencia. La obra gloriosa, sea cual sea el significado de esta exageración, sólo se consigue a través del vértigo del yo mismo, entregado, paradójicamente, no a ser el yo propio, ya apropiado, sino el ser todavía libre e incalculable.

[Publicado el 03/10/2008)

Joan Pinardell dijo...

Muy bien dicho amigo
Vamos a creer que no sabían que todo esto iba a pasar?

Como nos toman el pelo... Dios...
muy bueno el articulo
clarificar medido y ácido
te felicito otra vez
y te mando un abrazo

lully desnuda dijo...

Leyendo tantas injusticias financieras, me devuelve la realidad con los bancos en Colombia. Cuando estuvieron mal, nos impusieron el 4 X mil. Ahora que los bancos tienen grandes entradas por concepto de endeudamiento de la gente, el apoyo no es recíproco. Sniff.

Un abrazo desde mi alma!

lully desnuda dijo...

Ah! y cómo no felicitarte por tu loable entrada al períodico.

Besitos de felicitación!

Isabel dijo...

Complicada la situación, ya veremos cómo salimos de ésta. Me alegra que hayan vuelto a publicarte, y me alegra tu visita a mi blog. Un beso.

Sara dijo...

Solamente un poeta como tú puede decir esto tan asquerosamente sucio, así de bonito, claro y de bien ¡caramba!!!! yo en mi blog también hablo de los bancos, pero de los españoles, y las hipotecas y subastas de pisos etc...no se si lo has visto... y estoy preparando otro artículo para colgar en mi blog, sobre las últimas prácticas de los bancos en España, que son...para que los metan presos a todos ellos!!!como mínimo.
Estoy totalmente de acuerdo con tu texto, tus palabras, sentimientos y me parece genial, lo has escrito genial, te felicito Ignacio!!!

Abrazotes con cariñossssssssssssss

Campanita de BarZaires dijo...

Muchas gracias Ignacio por todo, te aviso en cuanto haya puesto tu poesía. Un beso.

Eli dijo...

¡Hola Ignacio!

Sólo te saludo y agradezco tu paso por el castillo. No sabía que me encontraría con una página tán interesante. Vendré en unas horas a leer con más detenimiento.

¡Bienvenido a mi círculo de amigos!

CecydeCecy dijo...

Hola amigo, excelente articulo que bien describe una situación que nos toca a todos, por dios.

Te felicito, es grato leerte pero mas grato es que eres tu su creador.

besos

Sol dijo...

Excelente tu artículo. A veces es dificl entender como es que todo gira en torno a una potencia que ya no significa nada y cómo nos afectará a mediano plazo este lío confuso..
Millones de personas alarmadas, desesperadas, aterradas con esto... A veces, cuando veo el notciero me pregunto si toda esa gente se sentirá así con Irak.
Me alegro mucho de que estés escribiendo, definitivamente es lo tuyo...
Cariños!

toñi dijo...

Felicidades por tu regreso al periodico. Tu articulo me ha gustado, tadas la injusticias siempre las pagamos los mismos. Gracias por tu felicitación para mi hijo . Un beso . seguiré tus articulos

Poetiza dijo...

Hola Ignacio, un placer pasar por tu espacio, felicidades por lo del periodico. Muy buen texto, actual y de interes para todos. Gracias por dejar tu huella en uno de mis rincones, asi puede seguirte y encontrarte fue un placer, te dejo un beso desde Monterrey Nuevo Leon Mexico, cuidate.

JL Martínez Hens dijo...

Totalmente de acuerdo con el artículo. La crisis se veía venir pero los que todavía no se han enterado son los españoles ya que estamos en la fase de 2003/2004 de EEUU, por lo que nos quedan unos años durillos. No se en otros países pero en España lo de las subprime ha pasado y mucho más de lo que podamos pensar. De hecho en la Costa hay muchísimos extranjeros de pocos recursos que han comprado para gastarse luego el dinero que le daban de más y ahora vete tú a buscarlos a UK.

Saludos,
José Luis.

Paco Rodríguez dijo...

Pues tienes toda la razón.

Casandra dijo...

Lo de la recesion que supondria el crash de la burbuja inmobiliaria lo habian avisado algunos economistas y se les habia callado la boca tachandolos de cenizos, ya que en este triste estado de bienestar virtual el que ve la realidad y la dice esta sentenciado al ostracismo y se le acusa de negativo.
Si muchos especialistas no habian previsto esta recesion es que son imbeciles perdidos, porque ya paso en Japon en la decada de los 80 y las caracteristicas fueron muy similares.
A veces me pregunto si Aznar no se retiro porque sabia que el fin del tinglao que habia montado con su colega americano llegaria y no queria estar el en el poder para no comerse ese marron. Igual es que soy malpensada...
En fin, ahora pagaremos las consecuencias de tanta estupidez.
Un abrazo!