lunes, 17 de febrero de 2014

La moral es la diferencia.


En la naturaleza no existe ni el bien ni el mal. Ambos conceptos son invención del hombre que desde la religión forja una moral para programar su comportamiento. 

El ser vivo que actúa desde la moral se diferencia del resto cuyo comportamiento se desarrolla en el orden natural al margen del bien y del mal, por tanto, la gran diferencia entre el hombre y el animal no es el grado de inteligencia, sino la moral aplicada al comportamiento. 

Los delfines, los perros, los elefantes, los chimpancés etc... muestran un alto grado de inteligencia en sus actos, pero no tienen moral. 

Esto me lleva a pensar que el hombre es hombre desde el momento mismo que tiene conciencia de Dios, e inventa una moral por medio de la religión. Hasta entonces, simplemente vive como un ser vivo animal. 

Aceptar que la diferencia más importante entre el hombre y el animal es la moral y no la inteligencia, nos acerca a dos principios bíblicos:
1.- Dios es el creador del hombre. 
2.-El hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios

Ignacio Bermejo Martinez