sábado, 8 de noviembre de 2008

Política municipal incoherente

A veces, al leer la prensa, no puedo evitar pensar que el gobierno municipal se contradice a sí mismo con políticas que son realmente incoherentes, por ejemplo, con todo lo relacionado con la Armada Española en San Fernando.
Es sabido que entre esta ciudad y la Armada existen vinculaciones históricas que no se deben pasar por alto. De hecho, creo que el Ayuntamiento así lo piensa, a juzgar por la entrega de la bandera de España que realizó el pasado día 28/09/2007 a la Escuela de Suboficiales, en el acto institucional que presidió la Infanta Doña Cristina, en cuyo discurso se ratificó fehacientemente esta vinculación, y también por el anuncio público que ha hecho con la intención de dedicar una calle, rotonda o avenida de la ciudad a la Infantería de Marina a modo de reconocimiento de dicho vínculo, pero luego, a la hora de la verdad, esos gestos de acercamiento y reconocimiento se quedan en un mero paripé, pues el Ayuntamiento, en vez de potenciar las buenas relaciones con el Ministerio de Defensa, se enfrenta a este en lo que considera una táctica justa y beneficiosa para San Fernando, cuando realmente es todo lo contrario.
No se puede ni se debe estar a Dios rogando y con el mazo dando, que es lo que hace el gobierno local al entregar la bandera y dedicando una calle a los militares, pero al mismo tiempo no respeta las cotas de seguridad que deben existir por imperativo legal, en la zona de los acuartelamientos, no respetándolas al saltarse a la torera las alturas permitidas en las construcciones, construyendo donde no debe o amenazando con dirigir una gran cantidad de tráfico por una carretera privada que no está preparada para ello. Y todo esto sin hablar del contencioso que se trae con el tema de Fadricas. ¿Usted lo entiende? Yo no.
O se está con la Armada y con la historia de San Fernando o se está contra ella, no cabe otra cosa. No es lógico jugar a decir unas cosas y luego hacer otras.
El problema radica fundamentalmente en que el modelo de ciudad que pretende desarrollar nuestro equipo de gobierno es, a todas luces, erróneo, ya que pretende convertir San Fernando en la ciudad dormitorio de Cádiz, rindiendo esta población a un servilismo indigno al que los ciudadanos no estamos dispuestos.
La ciudad debe crecer, en eso estamos de acuerdo, pero el crecimiento ha de ser sostenible, equilibrado y lógico. Romper el crecimiento natural y forzar un crecimiento puntual de una determinada zona, como los terrenos de San Carlos, origina problemas de infraestructuras que se podrían evitar con un proyecto de ciudad más acertado.
Ahora San Fernando se encuentra con el problema de que está generando un importante núcleo de población, las torres de la Casería, y no puede darle el servicio que necesita. Ésa es la única verdad. Esos cientos de ciudadanos que decidan vivir allí, se encontrarán con el problema de no tener un acceso adecuado a sus viviendas, problema que se agravará si Defensa decide cerrar la carretera que atraviesa la zona naval militar. ¿Y quienes terminarán siendo los malos de la película? Para los del gobierno municipal seguro que son los del Ministerio de Defensa, cuando han sido ellos los que han originado el problema. Esta gente tiene una cara tan dura que se la pisa.
La Isla de San Fernando debe ser fiel a sus raíces, y por ello el PGOU debería definir un modelo de ciudad acorde a su propia idiosincrasia. Por ello, creo que enfrentarse con el Ministerio de Defensa y no respetando las cotas de seguridad de los acuartelamientos, se comete un error grave que traerá consecuencias negativas. Yo me pregunto: ¿Tendrán luego derecho a quejarse cuando los militares, hartos de esta incoherencia y este mal trato, decidan largarse de aquí?

8 comentarios:

Silvia dijo...

HOLA POETA!CUANTAS VECES SE TOMAN MEDIDAS SIN TENER EN CUENTA ARREGLOS PREEXISTENTES...Y CUANTOS LIOS VIENE LUEGO...
BUEN POST.
BESOS.
SILVIA CLOUD

mia dijo...

No podemos ya hablar de

incoherencias,son tantas!

Tan grande el absurdo para

tomar ciertas determinaciones,

que evocar duele ya!

Gracias por esta entrada

Besos

Monik dijo...

Más de lo mismo querido Ignacio...y más que vendrá...

Besotes!!

tia elsa dijo...

Bueno es un tema el que abordas muy puntual de tu ciudad sólo puedo agregar que los gobernantes están llenos de malas decisiones y como bien dices contradictorias, en Argentina sucede todo el tiempo y a nivel nacional que es lo más grave, mira el año pasaso optamos porque tipo de jubilación queríamos, estatal o privada, hoy de un plumazo, la decisión personal de cada ciudadano, quedó en la nada, porque el gobierno resolvio TODOS AL ESTADO, se cagan en los ciudadanos, solo toman decisiones para zafar de su falta de recursos ya no saben que asaltar, Dicen que mal de muchos consuelo de tontos pero así estamos con los gobiernos, besos tía Elsa.

Anónimo dijo...

Hola Ignacio es cierto que existe una total incoherencia y todo es un puro paripe, pero chico la vida misma es una constante contradicción entre lo que se quiere y lo que se hace.Quizas estoy un poco depre mañana es mi cumple y casi rozo los cuarenta necesito de tus poemas POETA. Alguien que te aprecia, por los viejos tiempos en Ansama

JL Martínez Hens dijo...

He viajado poco pero creo que en España se nota mucho que los políticos no se preocupan del fondo de las cosas sino simplemente en mantenerse en sus puestos. Hoy leía un político malagueño que ha metido un contencioso para que sus hijos no den la asignatura de EpC (educación para la ciudadanía) una asignatura que hace 20 años yo ya la dí en EEUU cuando hice el COY. Y lo peor es que le han dado la razón en las medidas cautelares, de manera que sus niñas no írán a clase. Mientras perdamos el tiempo en estas cosas tan estúpidas y partidistas, qué le vamos a pedir a esta gentuza. Sólo veo una solución que los intelectuales y gente de la cultura se comprometan y vayan todos a una. Y sobre todo que hubiera una ley por la que un político tuviera una vida pública de un máximo de 8 años y cuando acabara a su trabajo anterior. Entonces sí que habría políticos de calidad.

Paco Rodríguez dijo...

Ignacio, yo flipo, esta gente me descuadra, nada mas veo incongruencias, no se terminan las obras, hay un caos general.... estan haciendo mucho daño a la isla.

Yo siempre he dicho que a mi me puede parecer bien que se vayan o se fueran las milicias y sus cuarteles, pero no dejando la ciudad de la mano de nadie. De los militares comian mucha gente.

saludos

Pero vms tu de esto debes de saber mas que yo

Nelo dijo...

escritor contable, espero que tus libros sean de pocas pages, así cuentas menos, eh?