miércoles, 26 de septiembre de 2007

Bicentenario de las Cortes.

Lo cierto es que la Isla ha brillado estos días con los actos programados como celebración de la conmemoración del Bicentenario de las Cortes. Hay que hacer algo para revitalizar la ciudad y ésta fiesta simpática y atrayente que ha venido a sustituir a aquella más antigua del Cerro de los Mártires, parece haber dado con la clave para poder aspirar a ser uno de los acicates más importantes que reactiven nuestro turismo hasta las cotas de rentabilidad que todos deseamos. Por otro lado, también es interesante profundizar en nuestras raíces históricas, pues hacer eso no deja de ser una buena forma de invertir a la larga, por tanto, mi más sincera enhorabuena por la idea y felicitaciones a todos los responsables que la están haciendo posible año tras año.
También es justo destacar la buena gestión y predisposición que ha demostrado una vez más ACOSAFE en la organización de la Feria de la Tapa, actividad paralela al Bicentenario, que sin tener nada que ver con éste, se ha sabido coordinar a la perfección con el programa establecido, sumándose a la fiesta para hacerla más grande si cabe. Pienso que eso ha sido un gran acierto, muy positivo, que demuestra que se está en el camino.
Casi un sobresaliente para la Guardia Salinera, un voluntariado que destila isleñismo por los cuatro costados y que se ha convertido en el alma y en la protagonista indiscutible de la celebración por mérito propios. Desconozco si ésta entidad está subvencionada en parte con fondos municipales, pero el detalle tampoco es relevante, pues muchas de las cosas que se hacen en esta Isla con dinero público, sólo sirven para despilfarrarlo o malgastarlo, pero en este caso, el gasto estaría bien justificado y bien empleado. No obstante, si esta Guardia Salinera se financia con medios propios, elévese ése casi sobresaliente a Matricula de Honor sin lugar a dudas, pues entonces estaríamos hablando de personas tremendamente generosas y entregadas a un pueblo por unos lazos de amor sin igual, ante los que yo me tendría que descubrir inevitablemente.
Ya puestos a felicitar, no debería olvidarme de una de las personas más sobresalientes en San Fernando en los últimos tiempos. Me refiero al Profesor Hernández Lora, quien está realizando una encomiable labor con la Agrupación Musical Municipal, llevándola a cotas insospechadas. Enhorabuena por su trabajo y por la “profesionalidad” de todos sus entusiastas músicos, porque con su dedicación están consiguiendo sonar casi como una banda sinfónica. Para terminar, me van a permitir criticar algunos aspectos de la organización, pero con un sincero afán constructivo. Por ejemplo no me parece bien que se organicen actos a los que sólo se pueda asistir por invitación, tales como el tentadero del viernes, la novillada del Sábado, la corrida Goyesca del lunes, y el Acto Institucional, pues da la sensación de que están organizados para un grupo de gente seleccionada: “¿Los enchufados de siempre?”. No digo que sea así, pues es posible que existiera alguna forma de obtener una entrada, pero yo la desconozco. Ruego, por tanto, que si es posible asistir a estos actos, publiciten convenientemente la manera de poderlo hacer. Si no se puede, y como parece son ciertamente para ésa clase privilegiada de políticos, amigotes de éstos y allegados, que no los incluyan en el programa oficial de los actos públicos, ni los organicen ni publiciten con dinero del consistorio. Nada más.