viernes, 15 de febrero de 2008

Soy





El tic-tac incesante de una gota fría
que cae desde el grifo a la bañera
me dice a cada instante que ya es tarde,
que ya es muy tarde.
El cristal empañado del espejo
me oculta la verdad
inquebrantable de mi edad.
Mirarse es no verse.
No verse es un sueño
de ser como no soy.
Me meto en la bañera
venciendo mi tímido desnudo.
Me encojo por el frío.
Espero el calor
del chorro que no llega.
Y llega, al final llega, siempre llega.
Me pierdo como amante
en la pasión reconfortante
dejándose llevar.
El agua que resbala por mi piel
me calienta y me encarcela
a su mundo de calor.
No me deja salir,
aterrado por el frío
del exterior.
Ligero, ligero,
una vez fuera,


cuando consigo salir
busco la caricia cálida
de la toalla paciente
que me espera.
Y me seco.
Primero un brazo,
luego otro.
Después las piernas,
la cabeza,
el torso.
Y busco el peine
¿Me peino?
¡No me peino!
Hace tiempo que dejé de hacerlo.
Maldigo al cristal ya limpio
del espejo que ahora dice la verdad.
¡Soy calvo!
Soy viejo.


Soy yo.








©Ignacio Bermejo

15 comentarios:

*MeL* dijo...

Me encanta como escribis, ya te lo dije en Ignacio de día, y también estuve de noche.
Cuando quieras podes pasar por mi cuarto.

Un abrazo.


Mel.-

Ignacio Bermejo dijo...

Muchas gracias,"Mel". Es un honor que me leas desde Argentina. Te pongo un enlace en mi página para que te puedan leer tambien a ti.
Agregame tu también.
Un abrazo.

Fanny dijo...

Sos vos:irrenunciable e imprescindible.

Sensiblemente, Fanny

Mentacalida dijo...

Del Blog de Nacho aqui,me sorprende tu poesía,es intima y trasparente.

Saludos

Menta

IGNACIO dijo...

El espejo reflejo del tiempo, no engaña, cuando nos miramos desnudos y sin complejos.

Tampoco que coña, es tan malo hacerse viejo.

Tu forma de describir un acto tan natural, como es pasar la purificación del agua por el cuerpo, es sencilla, limpia y transparente.
Como el agua.

Un abrazo Ignacio.

More Baker dijo...

mmm yo en cambio difiero de Ignacio. No le creo a los espejos, no dicen generalmente la verdad. Incluso he llegado a pensar que son unos tirabos, que, o hicieron pacto con el diablo o son su propia creación.
Claro que no es tan mala la vejez. Pregúntale a Dorian Grey.

Evan dijo...

Vengo a conocerte por recomendación de Nacho... y por lo que leo, siento que seré asidua concurrente de tu blog, me encanta lo encontré aquí!

El espejo nunca logra engañarnos, somos nosotros los que debemos aceptar la imágen que reflejamos...

Te dejo saluditos y la promesa de volver! :)

Hechicera dijo...

Y quien mejor que un espejo para reflejar la propia belleza.. si pensar en el paso del tiempo, solo viendote tal como éres.. TU

Besos y un placer leerte

Máximo Ballester dijo...

Aquí vengo a solidarizarme contigo: lo sabrás al ver mi foto.

Muy buen poema. Me gusta este lugar. Te felicito. Gracias por tu visita.

Un abrazo.

muxica dijo...

Llego del blog de Ignacio.
Un placer encontrate.
Un abrazo

Alimontero dijo...

Existen momentos unicos...como este tuyo frente al espejo!
es tan solo una vez que eso pasa..ya luego nos vamos amigando, encontrándonos "la gracia" que antes no apreciábamos.. a las mujeres nos aparecen atractivos asi; considéralo!
Estamos ante una realidad evidente..el paso por la vida...nacer, vivir y morir.. es lo único cierto y que no debe sorprendernos... así que disfruta lo que tienes, que es mas si miras hacia el lado y ves miserias...
Tu espejo será distinto ahora, porque mostraré tu belleza, esa que está detras de tu calvicie, detrás de una piel ajada, si la tienes, y detrás de esas canas que talvez ni se vean...y te hacen guapo!
Hoy mira tu corazón, tus ganas de vivir y con eso serás portada de un magazine top!!
Me agradó mucho visitarte!
Ali

Angela Teresa Grigera dijo...

El espejo y la verdad, el espejo y la realidad,el espejo y yo, y yo soy yo fuera o frente al espejo.
No todos los calvos son viejos, y no todos los viejos son viejos, hay viejos muy jovenes, y jovenes muy viejos.
Mi esposo querido decia siempre, yo no soy viejo, solo tengo muchos años, y yo 34 años menor me sentia abatida a veces por no poder seguir su paso. Amaba vivir.

Bueno creo q me fui por las ramas, ¿deberé agradecer a Nacho por recomendarte?

Anngiels

www.enmemoriadetuamor.blogspot.com
www.poemasparamiamor.blogspot.com

Klau dijo...

NACHO DICE; Tu forma de describir un acto tan natural, como es pasar la purificación del agua por el cuerpo, es sencilla, limpia y transparente.
Como el agua.

yo con tu permiso diria "mucho mas"
pero sin tu permiso me guardo a silencio mas que absoluto
ERES BELLO ENTIENDELO O ASUMELO
Besos
KLAU

Ariam Ram dijo...

Qué bueno Ignacio... El ritual, algo aparentemente simple, cotidiano, y sin embargo...

Si nos paramos como tú a contemplarlo no tenemos más remedio que ver la cárcel de carne que nos encierra, sus miedos y su frío... Afortunadamente sólo es carne carcelera.

Tu espíritu parece bien hermoso, no importa más, no debe importarnos, aunque sea mentira.

Me quedo con ese frío que tan bien defines y con el placentero calor del cobijo del agua...

Saludos,

Mar.

muxica dijo...

Ni calvo ni viejo. Ahora los chicos les gusta raparse, tengo un hijo con la cabeza afeitada, y que conste que es muy serio, no es por triquiñuelas, es por comodidad
¿Que son los años? Un tiempo que nos marcamos sin saber cual edad nos traerá la plenitud
Un abrazo