jueves, 14 de febrero de 2008

Ítaca


Te fuiste, vehemente, en busca de Ítaca,
encantado por el resplandor de un brillo cegador
arrancando las raíces sin ternura,
si miedos ni miramientos.

Te adentraste en la inmensidad azul
de un mar, perdiéndote en tus sueños.

Te fuiste, vehemente, en busca de Ítaca,
de tu Ítaca anhelada,
creyendo ver en la distancia
el sino de tu vida
y la gloria de tu lograda libertad.

Pero la ausencia levantó furiosa sus cadenas
y el alma se te inundó de dudas.

Viajar no es sólo avanzar hacia delante.
Viajar es morir y nacer en cada instante.
Es renunciar y abrirse a todo al mismo tiempo,
y tu lo comprendiste, pero tarde.

Llegaste a las puertas de Ítaca,
y no cruzaste.
Desde fuera observaste el brillo cegador
y descubriste
que eran millares de latas de conserva
pudriéndose al sol.
Por eso regresaste.
©Ignacio Bermejo

3 comentarios:

IGNACIO dijo...

Estimado Ignacio, mucho es lo escrito sobre Itaca, de tu poema me quedo con las dudas, siempre están las putas dudas...

Y aquí estamos nosotros, para desnudarlas... Con palabras.

Te dejo un abrazo.

Angela Teresa Grigera dijo...

Es triste regresar con la ilusion pisoteada, volver después de descubrir que el brillo era de latón, y al fin descubrir que a veces en la penumbra está lo que buscamos, lo que sucede es que no sabemos encender la luz que lo ilumine, es que olvidamos como se enciende un simple fósforo.

Anngiels

www.enmemoriadetuamor.blogspot.com
www.poemasparamiamor.blogspot.com

Klau dijo...

..."Pero la ausencia levantó furiosa sus cadenas
y el alma se te inundó de dudas..."
..."Viajar no es sólo avanzar hacia delante.
Viajar es morir y nacer en cada instante.
Es renunciar y abrirse a todo al mismo tiempo..."

CUANDO UNO MIRA Y NO VE, NO SE FIJA EN EL DETALLE QUE "FALTA" PERO IGUAL HABIA QUE INTENTARLO .. O NO?
BASTO QUE EL PAISAJE NO FUERA EL ESPERADO, EL LUGAR NO FUERA EL INDICADO PARA QUE YO ESTUVIERA EN LA ORILLA ESPERANDO...

BESOS
KLAU