lunes, 2 de junio de 2008

El Museo Histórico (Para Publicaciones del Sur)

Desde luego es cierto eso que dicen de que a perro flaco todo se le vuelven pulgas, y es que a nuestro Ayuntamiento todo le está saliendo mal. Les cuento:
Según tengo entendido, a primeros de septiembre de 2004, se firmó con un particular un contrato de arrendamiento por cuatro años de tres locales colindantes entre sí y anexos al Museo Histórico Municipal de la ciudad, para que fueran usados como ampliación de éste, haciéndose constar una cláusula resolutoria “sine qua non”, por la cual el contrato se otorgaría siempre que el arrendatario se comprometiera a llevar a cabo las obras de reposición de la cubierta de uno de esos locales. Al menos, que yo sepa, así se firmo. Esto significa, para que nos entendamos todos, que al firmar dicho contrato, el Ayuntamiento se comprometía a echar los techos de aquel local, por encontrarse, ya en aquel entonces, en avanzado estado de deterioro. Después de cuatro años sin que se haya hecho absolutamente nada, supongo que estarán incluso en ruinas. Esa condición obligatoria no se puede obviar de ninguna de las maneras, porque sin su cumplimento el contrato quedaría resuelto automáticamente, en detrimento de los derechos del arrendatario.
La obra de reformas del susodicho local, debían de haberse ejecutado por el Ayuntamiento, dentro del plazo contractual, es decir, en los cuatro años siguientes firmados a partir de septiembre 2004, y debían de ser supervisadas facultativamente con obra de fábrica y azotea, debiendo quedar finalmente en beneficio del propietario, renunciando el municipio a cualquier tipo de indemnización, si a la finalización del arriendo dicha obra no estuviera realizada, como lamentablemente ha sido al final.
Teniendo en cuenta que el mes de agosto de 2008, fecha límite acordada, se acerca inexorablemente sin que hasta el momento se haya cumplido la condición “sine qua non”, es fácil deducir que, o bien el Ayuntamiento se está planteando cancelar el contrato existente en la actualidad y pretende reducir, por tanto, las instalaciones del Museo, posiblemente para abaratar costos, en detrimento de los servicios prestados a los ciudadanos, quienes verán mermada la oferta cultural municipal, o simplemente es otra muestra más de dejadez y mala gestión, porque también me consta que de todo esto ha sido conveniente informado en varias ocasiones y de varias maneras diferentes, tanto personándose el interesado en la instalaciones del Museo, como a través de la correspondiente nota informativa entregada en registro general.
De momento, en calidad de ciudadano, estoy expectante a ver qué derroteros toma la cosa, pues lamentaría muchísimo que perdiéramos parte de las instalaciones del Museo Histórico. Estoy convencido de que a este tema no se le ha dado la importancia que merece, pues aunque es razonable pensar que las obras de reforma antes mencionadas, no se han realizado por no poderse afrontar los cuantiosos gastos que se originarían, no entiendo cómo no se ha producido, hasta el momento, ni siquiera una conversación entre el propietario y el arrendatario para discutir sobre la imposibilidad de cumplir lo contratado, y tratar de salvar las diferencias existentes. Esta dejadez, este desinterés, obviamente dificulta cualquier acuerdo, cualquier entendimiento entre las partes, pues el propietario no va a aceptar un pacto a prisas y corriendo para salvar, a última hora, el culo del político de turno. El propietario va a exigir, como es lógico, que el contrato se cumpla, y va a tensionar la situación tanto como le sea posible. ¿Se arreglará finalmente la cosa o perderemos parte de nuestro Museo? Lo dicho, estaremos atentos, a ver qué es lo que pasa.

3 comentarios:

Franziska dijo...

Firmamos contratos que no cumplimos y entretanto, como es lógico, pagamos los alquileres. Este asunto no debe silenciarse. En mi opinión has shecho bien en publicarlo porque no es una minucia. Espero que nos mantengas informados.

Saludos cordiales.

Sergio Aschero dijo...

La Numerofonía de Aschero, se basa en las ciencias matemáticas (geometría y aritmética), en la óptica, en la acústica y en la lingüística, lo que lo hace muy claro y comprensible hasta para niños desde los tres años de edad, en absoluta contraposición con el sistema tradicional de notación musical.
Utiliza formas geométricas y colores para los más pequeños y a medida que van avanzando en edad y en su aprendizaje, el sistema va incluyendo números enteros y fraccionarios, acompañando al niño en su desarrollo escolar de manera simultánea a su formación académica.
Es un sistema lógico que permite que todos, pero todos sin excepciones, puedan leer, escribir, interpretar y crear música, culta o popular, incluyendo a adultos, adolescentes, niños y personas con capacidades especiales, sin tener que caer en el absurdo de los bemoles, sostenidos, claves, o tantos otros signos anacrónicos que integran el sistema de notación, para que todos aquellos que aman la música, puedan disfrutarla activa y participativamente, y no tan sólo el 5% de la humanidad, que es lo que ocurre estadísticamente, lo que demuestra el altísimo nivel de analfabetismo existente.
Por cierto que hay quienes en su deseo de mantener posiciones de elite, pueden oponerse a este cambio revolucionario, pero este código no está dirigido a quienes ya leen música, sino a ese 95% de personas que no lo han logrado con el viejo sistema, incluyendo a un gran número de músicos populares.
Oponerse a la Numerofonía de Aschero es oponerse a Pitágoras, a Galileo, a Newton. . .
El objetivo de la investigación del doctor en musicología Sergio Aschero es mejorar la relación entre la música y la gente, a partir de la recuperación de la unión entre la ciencia y el arte, tal como ocurría en la Academia de Atenas de la Antigua Grecia cuando la música era una de las ciencias matemáticas, junto a la aritmética, la geometría y la astronomía.
Se debe hacer todo lo necesario para que perdure lo verdaderamente profundo, como es la música creada en todas las épocas y en todas las culturas, y no jerarquizar lo superficial, como es atarse a formas vetustas y a signos obsoletos, que se han demostrado absolutamente ineficientes en la alfabetización musical de la mayoría de las personas.
Este lenguaje ha sido certificado por lo Ministerios de Educación de España e Italia como alternativa al sistema tradicional de notación.
Si les interesa, desearía tener un contacto con ustedes con el fin de profundizar sobre el tema.

Mis datos:

Sergio Aschero
Doctor en Musicología

http://www.ascheropus.com.ar
sergioaschero@gmail.com

Sergio Aschero dijo...

La Numerofonía de Aschero, se basa en las ciencias matemáticas (geometría y aritmética), en la óptica, en la acústica y en la lingüística, lo que lo hace muy claro y comprensible hasta para niños desde los tres años de edad, en absoluta contraposición con el sistema tradicional de notación musical.
Utiliza formas geométricas y colores para los más pequeños y a medida que van avanzando en edad y en su aprendizaje, el sistema va incluyendo números enteros y fraccionarios, acompañando al niño en su desarrollo escolar de manera simultánea a su formación académica.
Es un sistema lógico que permite que todos, pero todos sin excepciones, puedan leer, escribir, interpretar y crear música, culta o popular, incluyendo a adultos, adolescentes, niños y personas con capacidades especiales, sin tener que caer en el absurdo de los bemoles, sostenidos, claves, o tantos otros signos anacrónicos que integran el sistema de notación, para que todos aquellos que aman la música, puedan disfrutarla activa y participativamente, y no tan sólo el 5% de la humanidad, que es lo que ocurre estadísticamente, lo que demuestra el altísimo nivel de analfabetismo existente.
Por cierto que hay quienes en su deseo de mantener posiciones de elite, pueden oponerse a este cambio revolucionario, pero este código no está dirigido a quienes ya leen música, sino a ese 95% de personas que no lo han logrado con el viejo sistema, incluyendo a un gran número de músicos populares.
Oponerse a la Numerofonía de Aschero es oponerse a Pitágoras, a Galileo, a Newton. . .
El objetivo de la investigación del doctor en musicología Sergio Aschero es mejorar la relación entre la música y la gente, a partir de la recuperación de la unión entre la ciencia y el arte, tal como ocurría en la Academia de Atenas de la Antigua Grecia cuando la música era una de las ciencias matemáticas, junto a la aritmética, la geometría y la astronomía.
Se debe hacer todo lo necesario para que perdure lo verdaderamente profundo, como es la música creada en todas las épocas y en todas las culturas, y no jerarquizar lo superficial, como es atarse a formas vetustas y a signos obsoletos, que se han demostrado absolutamente ineficientes en la alfabetización musical de la mayoría de las personas.
Este lenguaje ha sido certificado por lo Ministerios de Educación de España e Italia como alternativa al sistema tradicional de notación.
Si les interesa, desearía tener un contacto con ustedes con el fin de profundizar sobre el tema.

Mis datos:

Sergio Aschero
Doctor en Musicología

http://www.ascheropus.com.ar
sergioaschero@gmail.com